En una nota de prensa, Ustea ha indicado que son menores de los que se atiende en dicho centro, y "cuyo perfil no es el de un niño de protección", quienes cometen las supuestas "amenazas y agresiones", produciéndose "un grave deterioro laboral".

Según la organización sindical, desde el pasado mes de enero se han presentado "más de 15 denuncias por amenazas y agresiones ante la Guardia Civil de Marchena, además de llamadas y requerimientos que se realizan casi a diario para su intervención y que no quedan reflejadas en las denuncias".

Desde Ustea afirman que "los profesionales se ven indefensos, desprotegidos, desmotivados, además de dañados física y psíquicamente", al tiempo que alertan de que "se está dando lugar a que convivan menores de protección con otros que tienen impuestas judicialmente medidas cautelares y con graves problemas de conducta".

"Después de denunciar los hechos mencionados, los profesionales deben seguir trabajando con los menores agresores hasta que sean juzgados si tienen edad penal, sin ningún sistema de protección e intervención por parte de la Administración, como los que recoge el Protocolo para la Prevención de Agresiones de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales", que, según sostiene Ustea, no se ha activado pese a que esta "problemática" se ha puesto "en conocimiento de la dirección del centro y la Delegación Territorial, entregándose las denuncias ante la Guardia Civil, partes médicos de lesiones e informes de incidencias".

Así las cosas, la sección sindical de Ustea anuncia que "interpondrá denuncia de estos hechos ante la Inspección de Trabajo, el comité de Seguridad y Salud de la Junta de Andalucía y el Defensor del Menor para que se apliquen las medidas establecidas en el Protocolo de Prevención de Agresiones y se lleve a cabo una efectiva protección de los menores tutelados y de los profesionales que prestan sus servicios en el CPM 'Santa Teresa de Jesús' de Marchena".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.