Concentración Unipost
Concentración Unipost EUROPA PRESS

La empresa, de carácter "familiar" y origen catalán, esté en concurso de acreedores desde el pasado mes de junio, y acumula un déficit de 50 millones de euros, al tiempo que adeuda unos 6 millones a la plantilla en salarios, de diversas mensualidades y pagas extra.

Así las cosas, y aunque "es complicado" que otra firma se haga cargo de Unipost, los representantes de los trabajadores defienden que este operador postal podría ser "viable", para lo que reclaman un proyecto "de futuro". La plantilla está, por tanto, a la espera de que un operador compre Unipost para dar una salida tanto a la empresa como a sus empleados.

Lo ha expresado así el responsable del sector postal de CCOO en Cantabria, Juan Carlos Aizpurúa, en declaraciones a los medios con motivo de la concentración, la segunda que realizan desde que se inició el ERE, y que se ha llevado a cabo ante Hacienda, al ser uno de los mayores acreedores de Unipost, junto con la Seguridad Social, y a los que piden que "eche una mano".

En este sentido, solicitan a estas administraciones dependientes del Estado que se tenga en cuenta esta situación de cara a que surja algún comprador. Mientras tanto, y ante el ERE previsto -que de seguir así supondría el despido de cinco trabajadores en Cantabria (el 25% del total) hasta diciembre- en Comisiones no descartan nuevas movilizaciones, incluída una gran concentración estatal si el Gobierno no actúa para solucionar el conflicto, y de cara a las cuales llaman a la unidad sindical.

Con la protesta de este miércoles, CCOO intensifica las acciones iniciadas en octubre contra el ERE de extinción. La concentración se ha celebrado de forma simultánea en otras convocadas en las principales ciudades con centros del operador postal, a las que se desplazarán delegados de las provincias de Asturias, León, Burgos, Vizcaya y Guipúzcoa.

Según CCOO, el diagnóstico de la administración concursal sobre la situación empresarial y financiera de la empresa ha confirmado las advertencias lanzadas por el sindicato desde hace años acerca de la "nefasta gestión" del equipo directivo.

De hecho, el sindicato culpa de la situación financiera por la que atraviesa la empresa a la "nefasta gestión" realizada por el gerente de la misma y miembro de la familia propietaria de Codorníu, Pablo Raventós.

Ante esto, el sindicato apremia al Gobierno para que, a través de Hacienda, principal acreedor del concurso en el que se encuentra inmersa la empresa desde este verano, favorezca su adquisición para evitar "uno de los mayores ERE del país en los últimos años".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.