José María Aznar.
El expresidente del Gobierno, José María Aznar. EFE

El expresidente del Gobierno José María Aznar (PP) ha advertido este miércoles de que si los independentistas ganan las elecciones del próximo 21 de diciembre, Cataluña quedará sumida "en la ilegalidad, en la secesión, en la rebelión y en el imperio de la anarquía".

Aznar ha asegurado que Cataluña "sólo vivirá en un Estado de derecho" si las fuerzas constitucionalistas "lo garantizan" y se impone el marco constitucional.

"Si el 22 de diciembre estamos como antes de la intervención del artículo 155, estaremos todos peor y, sobre todo, los catalanes", ha augurado el exjefe del Ejecutivo en declaraciones en la Cadena SER. Todo lo que no sea el triunfo del bloque integrado por PP, PSOE y Ciudadanos (Cs) sería "la ilegalidad, la secesión, la rebelión y el imperio de la anarquía", ha añadido.

El exlíder del PP ha considerado "correcta" y "legítima" la aplicación del artículo 155 decretada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al considerar que era la forma de parar "el golpe de Estado" de los secesionistas. Y ha asegurado que ahora es el momento "de apoyar a las fuerzas constitucionalistas de Cataluña, que son el Partido Popular, el PSOE y Ciudadanos".

Ante la pregunta de si él hubiera gestionado de manera diferente la crisis catalana, Aznar ha evitado criticar al Gobierno. Y sobre la aplicación del artículo 155, opinó que los demócratas tienen que defender "que el Estado de Derecho se aplique", para añadir que "la aplicación de un artículo constitucional cuando se está produciendo un golpe de Estado me parece correcto". Aunque matizó que "la política consiste en graduar las respuestas posibles".

Aznar se ha felicitado de la "reacción estupenda" de la sociedad española, de la intervención del Gobierno y de la actuación de la Justicia. Sin embargo, recomendó a Mariano Rajoy que no participe en las comisiones para la revisión territorial, porque todo lo que se amplíe será a favor del independentismo.

Los (partidos) constitucionalistas han dejado un terreno muy grande sin hacer política y eso es malo porque otros ocupan ese terreno Sobre el origen de la crisis catalana, el expresidente ha asegurado que "ha habido un déficit de política muy grande". Algo "ha fallado" ha añadido para asegurar que "los (partidos) constitucionalistas han dejado un terreno muy grande sin hacer política y eso es malo porque otros ocupan ese terreno".

El expresidente ha declinado valorar a Mariano Rajoy y al Partido Popular, del que ha reiterado que es solamente "un afiliado". Sin embargo, ha descartado estar pensando en fundar otro partido. "No tengo ninguna intención", ha dicho.

Cuando le han pedido que valore la situación de las formaciones políticas actuales, ha dicho en general que "los partidos no viven su mejor momento", con la excepción de Ciudadanos. Aznar ha considerado que Albert Rivera reúne "condiciones políticas muy relevantes, otra cosa es que las sepa aprovechar". Mientras que de Unidos Podemos ha considerado la crisis catalana "ha demostrado que son antisistema y poco de fiar".

Sobre cuál es la salida a la crisis catalana consideró que "desde luego no se sale dando un premio a los secesionistas", algo que vinculó con una futura reforma constitucional, lo que sería "darle la razón a plazos" a los independentistas, consideró.

Sin responsabilidad en Gürtel

En otro orden de cosas ha insistido en que no conocía "la caja B" de Gürtel y que no se considera responsable de la financiación ilegal del Partido Popular. Sobre su relación con Francisco Correa, cabecilla de Gürtel, Aznar ha negado relación personal alguna, a pesar de que acudió a varias celebraciones familiares, y ha insistido en que él no tuvo conocimiento de las irregularidades. "Responsabilidad, no. Indiferencia, tampoco", añadió sobre la trama de corrupción en el Partido Popular.

Respecto de la Guerra de Irak ha considerado que "hubo errores de inteligencia" pero ha descartado "pedir perdón". Ha asegurado que "a veces los costes de intervención son unos y los de no intervención son otros".  A su juicio, en Irak no hay armas y no hay dictador, mientras en Siria "hay armas y hay dictador y mire de dónde vienen, cuándo y a consecuencia de qué los refugiados".

"Las decisiones no son perfectas", ha dicho sobre la implicación de España en  la Guerra en Irak, "pero las no decisiones tienen efectos devastadores". Tampoco considera que la guerra hiciera el mundo más inseguro. "Ya lo era antes y lo es porque la proliferación nuclear y el terrorismo tienen posibilidades de acción limitadas".

Preguntado por el 11-M también se ha mostrado firme sobre su gestión. Sobre a qué se dedica ahora el exjefe de Gobierno, Aznar ha dicho que asesora a empresas en el mundo de la abogacía, de la inteligencia artificial y de la educación.

Al final de la entrevista calificó de "idiotez" la polémica por la bandera 'republicana' en la camiseta de la selección española de fútbol. "El que la quiera ver que la vea y el que no la quiera ver que no la vea. Tenemos bastantes problemas que alguien podría habernos ahorrado éste, pero a mí me da igual. Lo importante es que España gane el Mundial". ¿Con esa camiseta?, le preguntaron. "Con esa camiseta", contestó.