Pamela Anderson
Pamela Anderson, en un evento en París. GTRES

La actriz Pamela Anderson ha manifestado su apoyo al derecho a decidir de los independentistas catalanes, e incluso no ve con malos ojos una Cataluña independiente: "No es una mala idea si se maneja correctamente, y no es el fin del mundo".

La estrella de Los vigilantes de la playa se ha manifestado en un largo texto publicado en su página oficial, titulado simplemente Catalonia,  e ilustrado con la estelada.

La actriz comienza su texto manifestando que "no es una sorpresa lo que ha sucedido" y deseando que las cosas se calmen. "Obviamente, los catalanes sienten que no hay justicia, son los que más contribuyen al presupuesto del Estado (creo que la quinta parte) pero no reciben mucho a cambio".

Los catalanes, vascos y gallegos tienen su propia cultura y lenguajeCalifica la idea de una España uniforme como "un mito". "Los catalanes, vascos y gallegos tienen su propia cultura y lenguaje y Cataluña ha estado siempre abierta al mundo, ahí es donde suelen comenzar las cosas (por ejemplo, las tendencia, el diseño, Gaudí y así) y están más cerca a Europa, algo aumentado por el hecho de que Barcelona es un puerto".

La actriz anima a las autoridades españolas a que celebren un referéndum pactado, al igual que Reino Unido hizo con Escocia. "El Gobierno español ha sido totalmente idiota y de hecho ha impulsado esta situación".

"Creo que el futuro de Europa como un continente de naciones-estado es obsoleto. Las naciones-estado son el pasado", añadió la actriz, quien dijo que puede imaginarse una Europa de "regiones" y de "ciudades-estado" dentro de una tendencia para "nivelar" el poder del nivel central al de los estratos locales.

La actriz señala que "no está muy claro" el porcentaje de catalanes que "realmente quieren la independencia", aunque lo situó en "casi la mitad", pero defendió que, más allá del resultado final, los catalanes deberían tener una oportunidad de "trato justo" similar al del referéndum por la independencia escocesa en el Reino Unido.

En cualquier caso, Anderson confía en que los catalanes dirían no a la independencia, aunque ve con buenos ojos si al final se independizan de España. "Estoy del lado de los catalanes y su derecho a decidir su propio futuro". "Les deseo suerte", finaliza.


Tras considerada como una de las "sex-symbol" más populares de los años 90 gracias a su papel en la serie Los vigilantes de la playa (Baywatch), y a sus apariciones en la revista Playboy, Anderson se ha convertido en una activista especialmente preocupada por la protección de los derechos de los animales.