Los zapatos de Malraux, 2012
Dennis Adams. Los zapatos de Malraux, 2012 (Malraux´s Shoes). Vídeo. Edición de 3. 275 x 366 cm. Cortesía de la Galería Moisés Pérez de Albéniz. Exposición Lección de Arte. Hasta el 28 de enero de 2018 en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. DENNIS ADAMS

El Museo Thyssen-Bornemisza dice adiós a la programación del 2017 y también a las celebraciones de su 25 aniversario con una exposición, Lección de arte, que podría resumirse como un tres en uno. Uno, porque parte de una exposición temporal con obra de artistas contemporáneos para establecer un diálogo con la colección permanente de la pinacoteca; dos, porque invita a su público a convertirse en un agente activo y participar en esta muestra a través de las propias obras/instalaciones y también de múltiples actividades; y tres, porque es un proyecto desarrollado por el Área de Educación del Thyssen que nos invita a reflexionar, precisamente, sobre el papel de la educación en los museos.

De esta manera, las salas Moneo, en la planta -1 del museo, albergarán obras de artistas contemporáneos como Cinthia Marcelle, Luis Camnitzer, Pavel Kogan, Eva Kot'átková, Rineke Djikstra, Alicia Martín, Dennis Adams, Dora García, Rivane Neuenschwander, Erwin Wurm o Ryan Gander en las que "se cuestiona dónde reside el conocimiento, se habla del museo como experiencia personal y se busca la transformación del papel del espectador y su lugar dentro del mismo", dicen desde el Thyssen.

Una segunda parte extenderá la exposición hacia las salas de la colección permanente con una serie de instalaciones de artistas como Kota Ezawa, Antoni Muntadas, Herz Frank, Mateo Maté, Oriol Vilanova, Olafur Eliasson o Rafael Lozano Hemmer, que buscan establecer diálogos entre pasado y presente y transformar la experiencia del espectador, con situaciones distintas a las habituales.

En la primera parte de la exposición, el artista Erwin Wurm invita a los espectadores a cuestionarse su propio rol y transformarse en obras de artes. Además, el visitante podrá caminar por el museo imaginario de Malraux gracias a la performance de Dennis Adams, contemplar Las 100 obras de arte imposibles materializadas por obra y gracia de Dora García y reflexionar sobre los procesos de aprendizaje de cada individuo a través de piezas como Sobre este mismo mundo de Cinthia Marcelle o Ruth dibujando a Picasso de Rineke Dijkstra.

Por su parte, la combinación de varias intervenciones y las pinturas de la colección permanente, invitan al espectador a generar nuevas interpretaciones sobre el espacio expositivo. Kota Ezawa, por ejemplo, sitúa seis obras suyas junto a un retablo alemán del siglo XV; Mateo Maté presenta Área restringida, una pieza elaborada a partir de catenarias, material que por regla general se utiliza únicamente para prohibir el paso (ver imagen); Olafur Eliasson busca la participación del espectador con Solo nos encontramos cuando nos movemos; y Rafael Lozano-Hemmer nos propone generar nuestros propios saberes e incorporarlos al museo en 33 preguntas por minuto, [arquitectura relacional 5].

Por primera vez, becas de residencia

Asimismo el museo propone multiples actividades hasta el 28 de enero, fecha en la que se clausura la exposición: Mira, siente, cambia, una visita taller para familias con niños de 3 a 6 años, o Juego, luego existo, en el que chicos y chicas mayores de 16 crearán un videojuego. Dirigidas también a los jóvenes están las visitas temáticas de la Noche joven del Thyssen, y para edades comprendidas entre 12 y 16 años, la actividad Madrid-Santiago de Chile, 13 h. y 35 m. Los grupos escolares cuentan con su propio proyecto, ¿Lección de arte?, desarrollado junto a los docentes; y el público general, incluidas familias con niños a partir de 7 años, podrá participar en la visita taller Imposible no hacer, en las Visitas comentadas para grupos, o en las explicaciones de los voluntarios del programa En Sala. Obras escogidas, centradas en la exposición en el tiempo que dure la muestra.

Como gran novedad, el museo se abre por primera vez como espacio para la creación gracias al proyecto Habitar para transformar, dos becas de residencia convocadas junto a la Casa de Velázquez y con la colaboración de Fundación Banco Santander y CNP Partners. Los ganadores, Clara Harguindey y Jordi Ferreiro, desarrollarán sus proyectos durante el periodo que dure la exposición.