Prodi logra sacar adelante en el Senado su polémica ley sobre inmigración

  • El Gobierno italiano supera un arriesgado voto de confianza.
  • La ley incluye un decreto que permite las expulsiones de personas de la UE por motivos de seguridad.
  • Hasta ahora ha afectado sólo a rumanos.
Vista del tablero electrónico tras la votación en la sede del Senado en Roma (Italia). (EFE).
Vista del tablero electrónico tras la votación en la sede del Senado en Roma (Italia). (EFE).
EFE

El Gobierno italiano superó este jueves un arriesgado voto de confianza que había impuesto en el Senado para la aprobación de un proyecto de ley sobre seguridad. Como sucede cada vez que se vota en el Senado, el Ejecutivo consiguió superar la votación pero por una ajustada diferencia, 160 votos a favor y 156 en contra, y gracias al apoyo de cinco senadores vitalicios.

El Ejecutivo de Romano Prodi había decidido zanjar las dificultades que estaba teniendo en el Senado para la aprobación de las enmiendas sobre la ley seguridad con la imposición de un voto de confianza. De esta manera, ahora pasará a la votación de la Cámara la ley sobre seguridad, que incluye el polémico decreto que permite las expulsiones de personas de la UE por motivos de seguridad y que hasta ahora ha afectado sólo a rumanos.

Un tenso día

A lo largo del día, las declaraciones de varios de los políticos que forman la heterogénea coalición gubernamental de La Unión, hicieron presagiar que las cosas no serían fáciles para el Ejecutivo de Romano Prodi. El senador Franco Turigliatto ya había anunciado que votaría no a la confianza, como protesta ante el decreto de expulsión que considera "racista".

Cuando parecía resuelta la división sobre el decreto de expulsión de ciudadanos comunitarios, la mayoría volvió a disgregarse esta vez por el artículo de la ley que prevé penas de hasta tres años para aquellos que difundan ideas sobre la superioridad racial, o fomenten la discriminación por motivos religiosos u orientación sexual.

Los miembros del ala católica de La Unión amenazaron con no apoyar la confianza al mostrar su perplejidad ante una norma que puede prever penas a quien no acepte la homosexualidad. Al final, la senadora Paola Binetti, exponente del ala católica del recién nacido Partido Demócrata, decidió votar "no" y retirar así su confianza al Gobierno.

El Gobierno de Prodi volvió a salvarse porque cinco de los siete senadores vitalicios votaron la confianza: Emilio Colombo, la premio Nobel de Medicina Rita Levi Moltalcini, y los ex presidentes de la República, Oscar Luigi Scalfaro, Francesco Cossiga, Carlo Azeglio Ciampi.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento