Manuel Baltar, en el Parlamento
Manuel Baltar, en el Parlamento EUROPA PRESS

El presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, ha planteado este viernes a la Xunta que "dé audiencia" a las instituciones provinciales para conocer su opinión sobre los proyectos que prevé desarrollar en el territorio. "Las provincias no son sólo circunscripciones electorales", ha subrayado.

Así lo ha dicho durante su comparecencia en la Cámara para presentar sus presupuestos para 2018, aprobados el pasado mes de septiembre y dotados de unos 80,7 millones de euros. "Somos la primera administración pública de España en sacarlos adelante", ha reivindicado, antes de señalar que estas cuentas reflejan su "compromiso" con "el futuro" de Ourense.

Según ha detallado, en los presupuestos provinciales se prima, entre otras cuestiones, la apuesta por la creación de empleo, las obras e inversiones en los municipios, las actividades enfocadas a la juventud, la voluntad de revitalizar la demografía, el apoyo al termalismo y la defensa de la cultura propia.

Además, tras reclamar una vez más que las diputaciones se incluyan como destinatarias del Fondo Galego de Cooperación Local, Baltar Blanco ha sostenido que los principios de "rendición de cuentas" y "transparencia" presiden su acción política. "Porque gobernamos para los vecinos", ha manifestado, antes de proclamar que su vocación es "seguir haciendo más Ourense".

"ORDEN DE ALEJAMIENTO"

Estas explicaciones no han convencido a la diputada del BNG Noa Presas, quien ha observado que estas cuentas únicamente benefician a los cargos del PP. "Renuncian a invertir en nada que no sean ustedes mismos", ha espetado a Baltar, a quien ha acusado de gobernar la diputación "como si de una corte medieval se tratara".

Después de poner de manifiesto que la de Ourense es la administración provincial que "más gasta en sus órganos de gobierno", ha añadido que también es la que más fondos destina a su funcionamiento. De hecho, ha recalcado que esta partida, sumada a la de personal, supone "más del 50 por ciento" de su presupuesto.

"Es intolerable", ha concluido la nacionalista, a la vista de que en Ourense hay "unas 5.000 familias que dependen del banco de alimentos" y de las numerosas "dificultades" socioeconómicas de su provincia; y ha juzgado que Manuel Baltar "debería tener una orden de alejamiento de cualquier institución pública".

"LA JUSTICIA LE ESTÁ CERCANDO"

Tampoco la socialista Noela Blanco ha aceptado la versión del presidente de la Diputación ourensana, a quien ha acusado de llevar el "nepotismo" hasta la extinción de la ola de incendios al denunciar que "lo primero" que se encargó a las brigadas fue "enfriar las zonas cercanas a las propiedades" de los dirigentes provinciales.

Si bien ha admitido que de ello tuvo conocimiento a través de "rumores", lo que ha constatado es que 19 días después de que en Carballeda de Avia, donde gobierna el PSOE, falleciese una persona en los incendios, el presidente provincial no se ha puesto en contacto con el alcalde. "No tiene corazón ni vergüenza", le ha reprochado.

A ello ha sumado que en organismos como el Inorde sólo se destina a inversiones "el 0,24 por ciento", ya que el resto se divide entre gasto corriente y sueldos. "Es para el desarrollo del PP, no de la provincia", ha seguido en la línea abierta por Noa Presas, y ha concluido que "la Justicia está cercando" a Baltar ante "la descarada utilización de la Diputación" que está haciendo.

"Puede ir de moderno y de vanguardista, pero su gestión es arcaica y decimonónica y le delata", ha apostillado Blanco, para quien, tras "décadas de la saga" Baltar, se requiere un cambio que saque a la provincia de "la marginalidad económica, política y social" en la que se encuentra. "Si quiere comprometerse con el futuro de Ourense, por favor, marche cuanto antes", le ha soltado.

"TOMADURA DE PELO"

A renglón seguido, el representante de En Marea en el debate, Davide Rodríguez, se ha sumado a las críticas al reparto "discrecional" de ayudas a los ayuntamientos en función de su color político y al hecho de que la partida de personal consuma más recursos que la de política social.

Precisamente, ha subrayado que es la institución provincial que menos asigna a este fin, pues, aunque se incluyan en esta cuantificación los fondos dedicados a termalismo, "toca a 30 euros por barba" para los ourensanos. Para ofrecer un contraste, ha indicado que en Manzaneda, municipio que regía hasta convertirse en diputado, la política social suponía "unos 300 euros por habitante".

Otro aspecto en el que ha reparado el parlamentario de la formación rupturista es el escaso peso de los fondos destinados al medio rural en una provincia eminentemente "agroganadera" y que está sufriendo "la sequía, las heladas, los incendios, el granizo y la avispilla". Y es que en total se aportan 776.000 euros, lo que supone, ha censurado, "un 1,5 por ciento" de las cuentas.

"Es una tomadura de pelo", ha finalizado, no sin señalar, a colación de las críticas de Noela Blanco, que hasta Carballeda de Avia acudió "un diputado provincial" del equipo de gobierno que iba "ofreciendo a los vecinos arreglar los caminos" que habían quedado dañados por el fuego "con una pala de la Diputación".

"GESTIÓN EFICIENTE"

Frente a las críticas de la oposición, el diputado popular César Fernández Gil no sólo ha destacado la "gestión eficiente" que se demuestra con la previsión de supresión de la deuda sino de los servicios que presta la Diputación ourensana.

Es más, ha recriminado a los grupos que censurasen el gasto en personal del ente provincial sin "querer hablar" de que esos trabajadores están para prestar servicios y para "cooperar" con las administraciones locales.

Por su parte, para cerrar el debate, Baltar Blanco ha respondido que el gasto en los órganos de gobierno "se arregla fácilmente", sobre todo porque de esa partida salen también los asesores de todos los grupos y las dietas. Y, a modo de ejemplo, ha indicado que el BNG tiene "dos asesores" para un diputado, pues el "alejamiento" lo han hecho los ourensanos de los nacionalistas.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.