Los hechos se produjeron durante este miércoles cuando agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ávila se encontraban realizando un servicio preventivo de transporte por carretera en el punto kilométrico 100,300 de la carretera N-403 (Toledo-Adanero), donde interceptaron un vehículo pesado articulado.

En dicho control se comprobó que el conductor del mismo había realizado en una de sus jornadas un exceso en las horas de conducción.Así mismo, al realizar a este conductor el correspondiente test de drogas, arrojó un resultado positivo en consumo de THC-25.

Por tal motivo, se procedió a formular los correspondientes boletines de denuncia, haciéndose cargo del vehículo otro conductor de la misma empresa, el cual arrojó un resultado negativo en este test.

Se recuerda la peligrosidad que supone la conducción con la presencia de drogas en el organismo en todo tipo de vehículos, si cabe más aún tratándose de un vehículo pesado articulado que transporta mercancías peligrosas.

Consulta aquí más noticias de Ávila.