Yacimiento Pilar de la Legua
Yacimiento Pilar de la Legua EUROPA PRESS

Así lo ha confirmado el viceconsejero de Cultura, Jesús Carrascosa, durante la visita que ha realizado este viernes al yacimiento junto al alcalde de Almadén, Siro Ramiro, donde han localizado una planta posiblemente cruciforme en la que se han recuperado restos de la base para el altar, elementos del mobiliario litúrgico como varias cruces metálicas y un baptisterio de inmersión muy destacado.

Uno de los espacios más singulares de la iglesia corresponde a la nave central, donde bajo un pavimento prácticamente desaparecido en casi todo el espacio, existen una serie de enterramientos distribuidos en grupos, realizados en sarcófagos de piedra volcánica de gran calidad, o en mampostería de ladrillo o piedra, según ha informado la Junta en una nota de prensa.

Carrascosa ha destacado que este yacimiento "constituye un hito en la investigación arqueológica de los últimos años, ya que es un ejemplo único de la época visigoda encontrado en esta zona de la región, con unas singularidades que hacen conveniente y necesario su declaración como BIC su puesta en valor y musealización".

El responsable de Cultura ha reconocido "el importante" trabajo realizado por el equipo de investigación de Sisapo, bajo la dirección de los arqueólogos Germán Esteban Borrajo y Mar Zarzalejos Prieto, que vienen desarrollando trabajos en este territorio desde hace décadas y que en su opinión deben ser los encargados de finalizar la investigación y difundir los resultados de la misma al máximo nivel científico y académico.

Igualmente, ha agradecido la colaboración con el Ayuntamiento de Almadén que ha hecho posible avanzar en este proyecto de investigación, que ha contado en las cuatro campañas de actuación con un presupuesto de 62.727 euros, de los cuales 47.365 euros -el 75 por ciento- han sido aportados por el Gobierno de Castilla-La Mancha a través de las convocatorias de subvenciones para investigación del patrimonio arqueológico y paleontológico.

EN ZONA MINERA

El yacimiento arqueológico de Pilar de la Legua se encuentra situado a unos cuatro kilómetros de Almadén, en un paraje con unos valores paisajísticos que resumen las características de la zona de contacto entre los espacios naturales del Valle de Alcudia y los Montes de Ciudad Real.

Aquí se conservan los restos de la fuente histórica Pilar de la Legua, asociada al manantial homónimo, así como vestigios del camino empedrado que desde el siglo XVII unía las poblaciones de Almadén y Almadenejos, y que jugó un papel fundamental en la economía minera del mercurio de la comarca.

El yacimiento era conocido debido a la remoción del terreno a partir de la segunda mitad del siglo pasado, que dio lugar al descubrimiento de enterramientos en sarcófagos de piedra volcánica, alguno de los cuales fue extraído y permaneció a la intemperie durante años hasta su desaparición, tras ser objeto de saqueo y destrucción.