Albano-Dante Fachin, secretario general de Podem Catalunya.
Albano-Dante Fachin, secretario general de Podem Catalunya. EFE / QUIQUE GARCÍA

La dirección de Podem Catalunya, encabezada por Albano-Dante Fachin, advirtió este viernes de que el pulso que mantiene con la cúpula estatal del partido tendrá que prolongarse, al menos, hasta enero de 2018. Sólo a partir de entonces, argumentó, podría convocarse una consulta revocatoria. Podem salió así al paso de la petición de un grupo de militantes de convocar una Asamblea Ciudadana autonómica con carácter inmediato para apartar al actual secretario general.

En un comunicado, Podem Catalunya recordó que el documento organizativo de Podemos establece que las consultas "revocatorias" sólo se pueden convocar "transcurridos 18 meses desde la elección de la persona o el órgano que se haya de revocar". Podem apunta que Fachin accedió al cargo en julio de 2016, por lo que no se podría someter su continuidad al voto de la militancia hasta enero de 2018.

Para activar ese procedimiento, de acuerdo con el documento organizativo de Podemos, sería necesario reunir en contra de Fachin la firma del 20% de las personas inscritas –Podem tenía a 28 de octubre 56.795 inscritos, según datos de la dirección estatal–, el acuerdo del 25% de los círculos (agrupaciones) activos –que son en torno a un centenar, según fuentes de Podem–, o una mayoría absoluta del consejo ciudadano.

La nota de Podem agrega que "no tiene ninguna constancia" de estos intentos de convocar un revocatorio y que tampoco ha recibido en las últimas horas ningún acta de ningún círculo que demande esa consulta sobre la continuidad de Fachin. Además, lamenta la "instrumentalización que algunas personas quieren hacer de los círculos de Podem, el espacio de decisión desde abajo que la militancia tiene para empoderarse de su partido".

Horas antes, un grupo de militantes de Podem Catalunya solicitó al Consejo Ciudadano estatal (la dirección nacional del partido) que convoque de forma inmediata una Asamblea Ciudadana autonómica para renovar la organización. La petición de este colectivo, denominado Podem Amb Futur, menciona la "pérdida de confianza" en la dirección de Fachin por su "viraje político", que habría generado "malestar" en una "gran parte de las bases".

Podemos no ha respondido aún a esta petición. Podem Amb Futur asegura que ya ha "superado el número de círculos adheridos que son necesarios" para convocar el revocatorio. En los últimos días, varios dirigentes de Podemos han desautorizado a Fachin, y la dirección estatal ha convocado, pese al rechazo del secretario general de Podem, una consulta entre la militancia catalana para decidir si concurrir a las elecciones del 21D en coalición con Catalunya en Comú.

Las discrepancias entre la dirección estatal y la de Podem vienen marcadas por dos cuestiones fundamentales. La primera es la integración de Podem en Catalunya en Comú –por la que apostaba Iglesias y a la que Fachin planteó numerosas objeciones–; y, la segunda, la proximidad a los independentistas, con los que Fachin quería abrir una ronda de diálogo de cara al 21D y de los que la dirección estatal quiere apartarse.