Antiguo Hospital La Fe
Antiguo Hospital La Fe EUROPA PRESS

La entidad explica, en un comunicado, que con fecha de 24 de octubre de 2017 se ha llevó a efecto la adscripción provisional forzosa del personal del Hospital de Campanar a nuevo Hospital de La Fe, como consecuencia del cierre de este para llevar a cabo las obras de reforma y construcción del nuevo centro sanitario Ernest LLuch.

Desde que en 2011 se inauguró el hospital de La Fe de Malilla y se procedió al traslado de gran parte de la plantilla desde Campanar al nuevo centro, la actividad del centro de Campanar quedó restringida a algunas plantas de hospitalización para crónicos y ingresos de larga duración y algunos servicios complementarios, con la promesa de que la plantilla que se mantuviera voluntariamente en este centro, tendría garantizada su continuidad en el puesto de trabajo.

"Nada más lejos de la realidad, -reprocha el sindicato- puesto que desde el primer día, la falta de un proyecto definido para este hospital, ha dado pie a que paulatinamente se hayan ido reduciendo servicios y plantilla, con un goteo de traslados forzosos de personal, sin que parar ello se hayan previsto los procedimientos legales oportunos, ni salvaguardado los derechos laborales de la plantilla en el nuevo destino".

Para Intersindical, "el colmo del despropósito ha tenido lugar ahora, con el cierre definitivo del centro, la amortización de las plazas y el traslado forzoso de la plantilla, que aun permanecía en el centro al Hospital de Malilla, utilizando, de forma inadecuada, el procedimiento de redistribución de efectivos, regulado en el art 52 del Decreto de Selección y Provisión, que

se prevé sólo para ajustes de plantilla por descompensación en las cargas asistenciales".

Al parecer de Intersindical Salut, el procedimiento "debiera haber sido el regulado en el artículo 53, reasignación de efectivos, previsto para los supuestos de amortización de plazas y extinción de la actividad". "Un procedimiento más reglado que exige la negociación y elaboración de un plan de empleo, que hubiera permitido a las organizaciones sindicales negociar la oferta de plazas para el personal afectado y no como sucede con el procedimiento del artículo 52, en el que es la Administración la que decide que plazas se ofertan y tan solo informa a la Junta de Personal", apuntan.

"PERJUICIO"

Esta diferenciación, prosiguen, ha supuesto para un porcentaje elevado del personal de Campanar "un perjuicio, puesto que se ha limitado la oferta de plazas solo al centro de Malilla, sin opciones reales para elegir servicio asistencial o la modalidad de turnos y, en cualquier caso, el destino adjudicado tiene la consideración de provisional, con lo cual no se dan las garantías de permanencia en el mismo".

"Todo ello suponiendo que, finalmente, las condiciones laborales del puesto de trabajo adjudicado, sean las que se corresponden con el elegido por la persona interesada en el concurso o que, como ya sucede, se produzcan cambios arbitrarios y constantes en el turno de trabajo contrarios a derecho", añaden.

Por estas razones, y considerando "que se han vulnerado derecho laborales de los trabajadores y trabajadoras del centro de La Fe de Campanar", Intersindical Salut anuncia que recurrirá judicialmente el proceso de reubicación, para que el mismo "se ajuste a la legalidad y para que se respeten derechos consolidados".

Consulta aquí más noticias de Valencia.