La Guadia Civil ha registrado vehículos de gran tonelaje en las últimas semanas
La Guadia Civil ha registrado vehículos de gran tonelaje en las últimas semanas GUARDIA CIVIL

Desde la implantación de los nuevos tacógrafos digitales, cada conductor de camiones o autobuses debe hacer uso de una tarjeta personal e intransferible, en la que se almacenan todas las actividades que desarrollan durante su periodo de trabajo diario, ha indicado la Guardia Civil en una nota de prensa.

La práctica irregular detectada consiste en que un conductor utiliza una tarjeta distinta a la suya y que corresponde a otra persona, perteneciente a su empresa y que no conduce vehículos de gran tonelaje de manera habitual, durante el periodo de tiempo que debería estar descansando.

De esta manera simularía que en ese tramo horario el vehículo de gran tonelaje estaría siendo conducido por la otra persona cuando en realidad no hay cambio de conductor. Esta práctica implica un grave riesgo para la seguridad vial ya que supone que el conductor pueda estar conduciendo durante más de 24 horas sin haber realizado ningún tipo de descanso en ese periodo de tiempo, ha alertado la Benemérita.

Se ha detectado que este tipo de hechos suelen llevarse a cabo en trayectos de corto recorrido, recogidas de mercancía previas a la preparación de un transporte internacional y normalmente durante días festivos y a horas intempestivas.

Por tal motivo, los especialistas del Equipo de Inspección de Transportes de la Guardia Civil han incrementado los controles encaminados a detectar este tipo de prácticas fraudulentas.

INFRACCIONES GRAVES O MUY GRAVES

Durante uno de esos servicios realizados el pasado día 1 de noviembre, los agentes detectaron que en el 80 por ciento de los vehículos controlados sus conductores cometieron infracciones muy graves o graves a la normativa de Transportes, tras detectarse irregularidades en los tacógrafos digitales derivadas del uso indebido de las tarjetas.

Este fraude de uso ilegítimo de una tarjeta de conductor de la que no es titular, al igual que las manipulaciones en el tacógrafo, atenta contra la filosofía de la implantación de este dispositivo en cuanto a la seguridad vial, las condiciones de trabajo de los propios conductores y la libre competencia del transporte por carretera, reflejado en la Ley de Ordenación de los Transportes y el grave perjuicio que puede conllevar para la Seguridad Vial.

Las infracciones muy graves a la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres, en el caso de la utilización de una tarjeta de la que no se es titular, puede conllevar una sanción de una cuantía de 2.001 euros, además de la incautación de la tarjeta de conductor. En el caso de las manipulaciones supondrían cuantías de 4.001 euros, más una sanción al conductor de 500 euros y la detracción de 6 puntos del permiso de conducir.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.