La escritora Claudia Piñeiro
La escritora Claudia Piñeiro ALFAGUARA

La política es protagonista de la nueva novela de la argentina Claudia Piñeiro, una historia de engaño y ambición y sobre cómo el discurso de muchos políticos en la actualidad ha olvidado la ideología y sólo se preocupa de una cosa: "qué hay que decir para que me voten".

Las maldiciones, editado por Alfaguara, es la última novela de Piñeiro (Buenos Aires, 1960), escritora, dramaturga, guionista de televisión y colaboradora de distintos medios gráficos, en la que aborda una historia de suspense y traición que, aunque ambientada en la política argentina, puede trasladarse a otros muchos países.

Así ocurre, ha explicado este lunes en un encuentro con periodistas, con la "maldición" de la que habla su novela, esa que dice que ningún gobernador de Buenos Aires será presidente de la República Argentina, ya que cree que cada país tendrá alguna similar.

Y también porque habla de la "nueva política" en la que la publicidad y el marketing dirigen un discurso que olvida la ideología y sólo se preocupa de los efectos que tiene en los votos.

Una práctica que se ve en políticos de diferentes países y de diferentes extracciones: desde al estadounidense Donald Trump al francés Emmanuel Macron, cuyos discursos tienen mucho que ver con el marketing, ha subrayado la escritora.

Reivindicación de la vieja política

En Las maldiciones, un joven Román Sabaté entra al mundo de la política casi por casualidad, pero es allí donde se sella su destino. La tensión entre la necesidad de trabajo de un hombre de provincias y las ocultas intenciones del político que lo ha elegido como secretario privado es lo que mueve los hilos de esta novela: dos hombres en conflicto en una historia en la que hasta la paternidad está en juego.

En otras novelas de Piñeiro, una de las escritoras argentinas más internacionales y traducida a varios idiomas, la política ha estado presente, como es el caso de Las viudas de los jueves o Betibú, pero Las maldiciones es la primera en la que la política es la protagonista de la historia, ha indicado la autora.

La nueva política, dirigida por la publicidad y el 'marketing'

Frente a esos discursos vacíos de ideología, que solo buscan el efecto inmediato, uno de los personajes de la novela representa la añoranza de la vieja política con el expresidente Raúl Alfonsín como referente, un estadista que fue consecuente con sus ideas y no cayó en la corrupción, destaca Claudia Piñeiro.

La autora argentina recuerda en este sentido un discurso de Raúl Alfonsín de 1983, que quedó grabado en la memoria histórica de los argentinos y en el que recitó de memoria el preámbulo de la Constitución, algo que cree que pocos políticos de su país sabrían hacer en la actualidad.

Su novela, que trata también de lealtad y de las historias de amor más verdaderas, cuenta también con un caso de asesinato, el de la mujer del político protagonista, cuyo tratamiento no es el del género negro sino que sirve a Piñeiro para abrir la cuestión de "qué hace la política con un muerto que le incomoda".

Así, explica la escritora, se pone de manifiesto cómo la política se plantea el uso de hechos personales en beneficio propio: "¿me sirve o no me sirve este muerto?".