Pintada de ETA
Pintada a favor de ETA realizada en la pared de una vivienda. EFE

La Guardia Civil, en colaboración con la policía alemana, ha detenido este viernes a dos presuntos etarras en Berlín en una operación contra las estructuras clandestinas de ETA en Alemania, según informa el Ministerio del Interior.

Fuentes de este ministerio han precisado que ambos formaban parte de un "talde de reserva" de ETA, preparados para acudir ante cualquier requerimiento de la banda y también que podrían constituir el aparato de falsificación de la organización terrorista.

Las mismas fuentes han precisado que se está investigando la participación de los arrestados en las labores de recuperación del armamento y del material explosivo del que ETA se vio obligada a deshacerse y entregar el pasado 8 de abril, en la localidad de Bayona.

Operación Exodus

Los arrestos en Alemania se han producido en el marco de la operación Exodus, impulsada por la Guardia Civil en colaboración con las policías de diferentes países.

Los detenidos son Míkel Barrios Santamaría e Íñigo Gulina Tirapu, sobre quienes pesaban sendas Órdenes Europeas de Detención y Entrega.

Míkel Barrios, de 29 años de edad, formaba parte de la organización juvenil SEGI, hasta que, tras una operación policial en el año 2008 contra dicho entramado de apoyo a ETA, huyó a Francia, según detalla Interior.

Gulina Tirapu, de 36 años de edad, se encontraba huido desde el año 2013, antes de ser enjuiciado por diversas acciones de estragos con fines terroristas así como por tenencia ilícita de sustancias explosivas, explican las mismas fuentes.

La detención se ha producido en Berlín, ciudad en la que los detenidos residían de manera clandestina. No compartían piso por razones de seguridad.

Tras las detenciones se han registrado sus domicilios, en los que se han intervenido diversos elementos para la falsificación de documentación, material informático y abundante documentación para su estudio.