El líder de Podemos, Pablo Iglesias, hizo un llamamiento al diálogo este viernes en Cataluña, minutos antes de que el Parlament diera luz verde a la declaración de independencia, considerando "ilegal" e "ilegítima" dicha declaración, ya que los independentistas "tuvieron un resultado electoral que les da derecho a gobernar, no a declarar la independencia".

En dichas declaraciones, realizadas a los periodistas antes de mantener un encuentro con el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y antes de que se produjera la votación en el Parlament, Iglesias recalcaba que se ha llegado a punto en el que Mariano Rajoy y Carles Puigdemont tienen la "obligación de descolgar el teléfono y ponerse a hablar, y no lo han hecho todavía". "En política nunca hay que dar nada por perdido", ha subrayado Pablo Iglesias al ser preguntado por si el conflicto en Cataluña ha llegado a una situación sin retorno.

Iglesias insistía en que su formación no está de acuerdo con la declaración de la independencia de Cataluña, pero también ha considerado que la aplicación del artículo 155 rompería la constitución territorial y "haría mucho daño a Cataluña y a España".

Posteriormente y tras la declaración, el secretario general de Podemos ha reconocido que es un "día triste" y ha subrayado que su formación seguirá defendiendo la celebración de un "referéndum pactado". "Cualquiera que no esté en esta posición está políticamente fuera de Podemos", ha subrayado el líder de la formación morada.