El Ibex-35 abrió la sesión de este viernes con una tímida subida del 0,03%, pero ahí se quedó la calma. Rápidamente se dió la vuelta para entrar en terreno negativo mientras se producía el discurso de Rajoy en el Senado, profundizó sus pérdidas tras conocerse la propuesta de Junts Pel Si y de la CUP de fundar la República catalana y a las 15:30, poco después de votarse la independencia de Cataluña, se dejaba un 2% en el parque.

El cierre del parqué ha servido finalmente para amortiguar la caída. El selectivo se ha dejado al final un 1,45% pero no ha podido evitar perder la barrra psicológico de los 10.200 puntos (se quedó en 10.197).

Cataluña ha vuelto a marcar la jornada bursátil en España, así como la presentación de resultados de compañías como BBVA ( ha ganado 3.449 millones en los nueve primeros meses del año), Sabadell (beneficio de 654 millones) e IAG-Iberia (ganó 1.567). Curiosamente las tres compañías han presentado pérdidas del -2,6%, -4,8% y -6,3%, respectivamente.

Por el contrario, se ponía a la cabeza de las subidas Grifols (+0,73%), la única empresa del Ibex con sede en Cataluña que no ha trasladado su domicilio social a otra región. Abertis, que ha presentado ganancias toda la jornada debido a que la CNMV ha aceptado a trámite la opa de ACS, ha cerrado finalmente plana.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años en relación al 'bund' ha crecido hasta los 119 puntos —nueve por encima de los 111 en los que cerró este jueves— con el interés en el 1,60%.

Por otro lado, el precio del barril de petróleo de calidad Brent, referencia para el Viejo Continente, ha rebasado el límite de los 60 dólares por primera vez desde julio de 2015. Y en el mercado de divisas, la cotización del euro frente al dólar se situaba en 1,1624 'billetes verdes', tras haber abierto en 1,1648 dólares.