El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha denunciado en el Senado que en Cataluña "se ha pretendido ignorar las leyes, desconocerlas, derogarlas e incumplirlas". Así ha comenzado su intervención en el pleno que debate y votará las medidas de aplicación del artículo 155 de la Constitución.

El jefe del Ejecutivo ha hecho un repaso de todos los acontecimientos ocurridos hasta hoy y de las decisiones "antidemocráticas", ha dicho", tomadas en la comunidad autónoma. "Se ha pisoteado el Estado de Derecho y a las minorías", ha argumentado, "se ha aprobado una nueva legalidad sin competencia alguna para hacerlo". Para Rajoy, "estamos ante una violación palmaria de las leyes y esto tiene consecuencias, cómo no las va a tener".

"¿Y cuál tendría que ser la respuesta del Gobierno? ¿Qué harían, por ejemplo, Francia o Alemania?", se ha preguntado, "en mi opinión, no hay alternativa, lo único que se puede y se debe hacer es acudir a la ley para hacer cumplir la ley", ha añadido. Rajoy ha defendido el 155 como un artículo "legal" y su adopción porque "la situación es excepcional" y tiene "consecuencias "graves".

El presidente ha insistido en que Carles Puigdemont no aclaró si el pasado 10 de octubre declaró o no la independencia y, por tanto, no contestó al requerimiento del Gobierno. "Prefirió mandar dos cartas, la última muy desafortunada", ha dicho. Rajoy ha dicho que "fue él" el que decidió que el proceso de aplicación del artículo 155 siguiera adelante, "él y solo él".

Rajoy cree que no ha ocurrido "nada sustancial" desde que el Consejo de Ministros aprobara las medidas a adoptar, ni siquiera en la jornada del jueves, que no puede ser tomada en cuenta "sin caer en la impiedad".

Así, ha pedido al Senado que den el visto bueno a unas elecciones lo antes posible en Cataluña, al cese de todo el Govern y a la imposibilidad de que el presidente del Parlament pueda proponer un candidato al Gobierno de la Generalitat, entre otras cosas.

Ha dicho que el único diálogo al que fue invitado fue "el de los términos y plazos de la independencia de Cataluña". "El diálogo tiene dos enemigos", ha concluido Rajoy , "el primero, el que maltrata las leyes, las ignora y las incumple; el segundo, el que solo quiere escucharse a sí mismo". Y ha criticado a Puigdemont por no haber acudido al Senado: "Yo hubiera venido, aunque estuviera en inmensa minoría".

El presidente cree que este proceso ha servido para "desenmascarar las mentiras y a quienes las han puesto en circulación", y ha recordado que "esto sí que afecta a la economía, a pesar de lo que les contaron a los ciudadanos de Cataluña, y lleva a la salida de Cataluña de la UE". Rajoy ha sido ovacionado durante varios minutos por su grupo al terminar su discurso.