Alcaldes y BNG niegan "terrorismo incendiario" y reclaman frenar el abandono del monte como "antídoto" al fuego

  • SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26 (EUROPA PRESS)

Los alcaldes de Viana do Bolo (Ourense) y As Neves (Pontevedra) han negado que exista una trama "de terrorismo incendiario" detrás de la oleada de incendios que ha arrasado más de 35.000 hectáreas en las últimas semanas, al menos en sus localidades, y han apostado por frenar el abandono del monte y por rejuvenecer el medio rural como prevención y "antídoto" a la lacra del fuego.

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, se ha reunido con regidores y responsables municipales de la formación de ayuntamientos afectados por los incendios de las últimas jornadas, compareciendo en rueda de prensa con Secundino Fernández y Xosé Manuel Rodríguez, regidores de Viana do Bolo y As Neves, que han detallado su experiencia durante las tensas jornadas de lucha contra el fuego.

Pontón ha criticado que, "casi dos semanas después", el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, "no está ni se le espera" y "sigue sin dar la cara" en el Parlamento para rendir cuentas sobre la crisis de incendios, a pesar de que sí tiene tiempo para ir a recoger el Premio Popular del Año a Alcobendas.

Así, ha reprochado el relato mantenido por la Administración autonómica "desde el minuto 0" sobre la trama de terrorismo incendiario, "desmentido incluso desde la Fiscalía", y ha ironizado con que las detenciones producidas por el fuego son las de "una señora de 70 años" (que quemaba unos restos) y un señor que asaba "unos chorizos", sumando tres hectáreas del total de 35.000.

La portavoz ha pedido "responsabilidad" a Feijóo y que se tomen las medidas necesarias para evitar que esta situación se repita, que pasan por la prevención, frenar el abandono del medio rural y convertirlo en generador de riqueza y empleo, por un plan de inversión para garantizar las franjas de protección y seguridad de los núcleos de población, y asumir un cambio "urgente" en una política forestal "pirómana", que convierte al monte en un "polvorín".

Sobre todo, ha apelado a una necesaria "profesionalización" de las brigadas de extinción, con un mando único y condiciones dignas que se mantengan "todo el año" para enfocarse tanto en sofocar las llamas como "en prevención".

En este sentido, ha considerado la extensión del dispositivo de incendios "pone de manifiesto la improvisación" de la Xunta, recordando que "fue un error" la decisión de "suprimir las brigadas de Seaga".

"EL FUEGO ES UN SÍNTOMA"

El alcalde de As Neves, Xosé Manuel Rodríguez, también ha rechazado el discurso de la trama, advirtiendo de que la gente "tiene miedo" de las "consecuencias" del fuego, sus efectos sociales y económicos y no de las causas.

Así, ha considerado "increíblemente inaceptable" que el decreto de ayudas publicado por la Xunta vincule la existencia de una indemnización a las victimas a la intencionalidad del fuego. "Me parece redondear el discurso de que hay una trama incendiaria", ha criticado.

Rodríguez ha apelado a articular medidas para frenar el "abandono" de estas zonas, que necesitan ayuda para promover una "reestructuración territorial y social", además de medioambiental y económica. "El fuego es un síntoma de que el rural desfallece, se nos va de las manos".

El regidor ha señalado que las medidas deben ir "más allá del momento", pasando por un sistema de alertas más eficaz o una modificación legislativa que permita actuar en las parcelas abandonadas y "que ponen en riesgo a la población".

Todo ello pasando, además, por una articulación territorial "completa" que ponga la mirada sobre el monte y el medio rural como "oportunidad", reconstruyendo tanto "lo que ardió como lo que no ardió". "Haciendo útil el territorio para eliminar esta situación", ha considerado.

"RESPONSABILIDAD" DE LA XUNTA

En esta línea, Secundino Fernández (Viana do Bolo) ha denunciado la pérdida "tremenda" sufrida en la zona tanto a nivel económico, medioambiental como paisajístico, con cerca de 2.500 hectáreas afectadas que ardieron" por falta de medidas preventivas", por una sequía "que llevaba todo el año" y la llegada de un fenómeno meteorológico adverso.

El ayuntamiento tuvo que desplegar todo el personal disponible ante la "falta de medios para parar" el fuego, que no se extinguió "hasta que llovió" y que ha generado una situación "dramática" que derivó "en pérdidas brutales" para las comunidades de montes y los vecinos.

"La lucha contra el fuego tiene que ser responsabilidad de la Xunta", ha insistido el regidor, advirtiendo de que la extinción de incendios "supera la capacidad técnica y económica" del Gobierno local.

Frente a ella, ha apostado que se promueva el uso "racional" del monte, la actividad agraria y ganadera, y las "medidas preventivas", en lugar de la "plantación de eucalipto".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento