Vivienda en venta
Nuevos barrios con viviendas a la venta. EUROPA PRESS

Siete millones y medio de personas habitan en las seis ciudades más pobladas de España: Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza y Málaga. Estos urbanitas se muestran orgullosos de sus ciudades, a las que valoran con notable (7,74 sobre 10), lo que no les impide ver los principales problemas urbanos actuales, encabezados en la actualidad por el coste de la vivienda y la dificultad de acceder a la misma, según revela el estudio sociológico Ulises, realizado por MyWord para 20minutos y con el patrocinio de Ibercaja.

El aumento extremo de los precios de las casas, hasta el punto que la agencia de calificación Fitch acaba de tildarlos de "cada vez más insostenibles", se erige como el principal problema que padecen las grandes capitales españolas (el  39,1% de los encuestados por MyWord lo incluyó entre los cinco principales males urbanos). Le siguen, por orden de importancia para la ciudadanía, "el paro y la precariedad laboral" (35,2%), "el tráfico y los atascos" (32,8%), "la limpieza de las calles, la poca recogida de basuras o la falta de contenedores" (31,4%) y, ya en quinto lugar, "la contaminación del aire" (30,4%).

Las preocupaciones de los habitantes de las ciudades varían según la edad que tengan. Así, los jóvenes urbanitas, los menores de 35 años, son los que se muestran más preocupados por la escalada del precio de la vivienda y por la mala calidad del aire. Mientras tanto, los mayores de 64 años son los que más denuncian la suciedad y el mal estado de las calles, así como la falta de civismo en sus vecindarios.

Lo más característico de Barcelona es la preocupación compartida por la excesiva presencia de turistas El estudio de MyWord recoge también el termómetro de inquietudes en base a la intención de voto. Los votantes del Partido Popular en las grandes capitales españolas se sienten más preocupados que la media por la limpieza de las calles (42,6% por 31,4%) y el mal estado de aceras y calles (36,7% contra 20,3%). Los votantes del PSOE denuncian más que el resto la "desigualdad y la pobreza" (24,7% por 13,6%) y la escasez de zonas verdes (24,6% contra 11,85).

Entre los votantes de Unidos Podemos se detecta una mayor preocupación por cuestiones como "el coste de la vivienda y la dificultad de acceso a ella" (48,5%), la contaminación del aire, la gentrificación (o expulsión de los actuales vecinos de los centros de las ciudades) y la excesiva presencia de turistas en las urbes. Por su parte, los votantes de Ciudadanos señalan más que el resto la situación de abandono y degradación de ciertas zonas (31,1%/22,3%) y la corrupción (30,9% por 18,4% de media) como problemas urbanos actuales.

Los diez principales problemas, ciudad a ciudad

En Barcelona, el encarecimiento de la vivienda es lo que más preocupa a los ciudadanos. No en vano es la ciudad donde más han subido los precios en el último año, un 20,6%. En el salto influye la demanda nacional, pero también la inversión foránea, por el potencial turístico de la capital catalana. El segundo fenómeno que más preocupa a los barceloneses es la contaminación del aire.

Sin embargo, lo más característico de Barcelona es la preocupación compartida por la excesiva presencia de turistas. De las analizadas, es la ciudad en la que los habitantes más se sienten afectados negativamente por el turismo (el 33,9%), un aspecto que pasa desapercibido en Zaragoza (0%), Madrid (2%), Valencia (3,5%) o Sevilla (4%), y que empieza a molestar en Málaga (9,7%). Los barceloneses recientemente achacaban en el barómetro municipal al turismo desmedido "la expulsión de los vecinos del centro a otros barrios periféricos" (gentrificación), "el encarecimiento de los establecimientos", "el incivismo de los visitantes", "la sobreocupación del transporte público" y "la precarización del empleo vinculado al sector turístico".

En cuanto a Madrid, los ciudadanos señalan que el tráfico y los atascos suponen el problema más acuciante de la capital en estos momentos. Así lo señala el 49,2% de los consultados, casi uno de cada dos. Lo cierto es que la hora punta en los accesos a la ciudad es habitualmente muy complicada y prolongada en Madrid, con días de caos absoluto cuando llegan fenómenos como las primeras lluvias del otoño. La contaminación se sitúa como la segunda preocupación. La mala calidad del aire se ha visto agravada en los últimos años con el cambio climático que trae anticiclones prolongados que combinados con el gran tráfico rodado convierten el aire en tóxico. Después de la falta de limpieza en las calles, tercer problema, se sitúa el precio de la vivienda como el cuarto problema más relevante. Los últimos datos de la tasadora Tinsa reflejan que, después de Barcelona, Madrid es la ciudad en la que más se han encarecido los pisos en 2017, hasta un 15,6%.

El tráfico y los atascos suponen el problema más acuciante de la capital  En Sevilla lo que preocupa a los sevillanos por encima de cualquier otra cosa en estos momentos es la situación del empleo, el paro y la precariedad laboral. Lo señala como uno de los principales cinco problemas de la capital hispalense el 68,2% de sus ciudadanos. Por otra parte, también padecen muchos la falta de aparcamiento, los problemas en la Sanidad o el abandono de ciertas zonas de la ciudad. Todo ello, junto con el mal estado de las calzadas. Resalta, además, el hecho de que uno de los problemas menos mencionados en todas las ciudades consideradas para este estudio, la droga, sí que supone un problema más importante en Sevilla, al menos lo es para uno de cada diez ciudadanos (10,2%).

El problema más acuciante de Zaragoza en la actualidad es, como en Sevilla, el paro y la precariedad laboral. Pero además es de todas las ciudades en la que más se denuncia el abandono y degradación de ciertas zonas de la capital (un problema señalado por el 36,2% de los ciudadanos). Son 14 puntos porcentuales más que la preocupación media de todas las ciudades en este aspecto. A esto suman los fallos en la  sanidad y una acuciante falta de zonas de aparcamiento. Sin embargo, Zaragoza es la la gran capital que menos dice padecer por el encarecimiento de la vivienda. Esto resulta un problema para el 19,5% de los ciudadanos, un porcentaje muy alejado del de los barceloneses: el 65,5%.

En Valencia es la única ciudad en la que se cuela entre los cinco problemas urbanos más graves la "corrupción". Los numerosos casos judiciales por malversación en torno al Partido Popular valenciano en los últimos años han aupado a la corrupción a problema grave, junto con el paro, la falta de aparcamiento, la situación de la sanidad y la degradación de algunos barrios. Otro tema que inquieta en Valencia es el déficit en educación, con la falta de profesores, la masificación de las aulas y el encarecimiento de las tasas.

Málaga, sin embargo, es de las seis ciudades analizadas donde menos preocupa la corrupción (5,9%), pero es donde más preocupa la falta de limpieza en las calles (42,1%). Los malagueños también ven como un problema la situación de la sanidad que reciben. Sin embargo,  solamente un 2,5% siente que la contaminación del aire es un problema en la ciudad andaluza, un porcentaje muy alejado de la capital, de Madrid, donde el 46,6% ve con honda preocupación el aire que respira.