La Fiscalía pide para los acusados penas que suman hasta 30 años de cárcel al considerar que "formaban parte de un grupo criminal" que tenía por finalidad "obtener información secreta" que estaba en poder del Instituto armado para difundirla entre los investigados.

En concreto, según señala el Ministerio público en su escrito de acusación, este grupo operó "de forma estable y continuada" de febrero a junio de 2013, cuando se produjo la detención de sus integrantes. Durante se tiempo, lo tres imputados operaban de forma "organizada y coordinada" y "conscientes de la ilegalidad de sus comportamientos".

Entre otros datos, la Fiscalía asegura que los exagentes entregaron fotografías, un 'pen drive' con información sobre las investigaciones o la comunicación que avisaba de la "práctica inminente de detenciones" que las fuerzas de seguridad no pudo llevar a cabo por su descubrimiento. También disponían de información sobre vehículos policiales camuflados utilizados por las fuerzas de seguridad.

ENTREGABAN DATOS DE CONFIDENTES

Además, el Ministerio público achaca al tercer acusado haberse apoderado de un archivo informático en el que se encontraban los datos de los confidentes de la unidad policial en la que estaba destinado. Esta información, según recuerda la Fiscalía, "comprometía seriamente

la integridad y la seguridad" de las personas que en ella aparecían.

"Para la sustracción y difusión de estos archivos -a los que el acceso era restringido- el investigado, sin tener ningún tipo de autorización para ello, realizó fotografías con su teléfono móvil a la pantalla del ordenador para después enviar la información" a uno de los investigados, señala la Fiscalía.

Por todo ello, según ha informado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), se les imputa a los acusados delitos de integración en grupo criminal, revelación de secretos, encubrimiento y delito contra la intimidad.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.