Trabajadores
Varios trabajadores en su oficina. GTRES

Todos lo conocemos aunque a muchos no les sonará la palabra. Dedicar el tiempo de trabajo a funciones distintas a las que le competen a un trabajador. Eso es lo que se llama presentismo laboral. Vamos, que uno está "presente" en la oficina pero dedicado a otros menesteres. En España, más de la mitad de las empresas dicen tener trabajadores presentistas.

Su presencia en España ha crecido un 5,7% respecto a 2016Según una encuesta de Adecco sobre presentismo laboral realizada a más de 30.000 directores y responsables de recursos humanos, el 56% de las empresas españolas ha detectado alguna práctica de presentismo laboral entre sus trabajadores en el último año. Los resultados de este estudio, que va ya por su cuarta edición, revelan que el presentismo laboral se está incrementando. En concreto, según esta encuesta, en 2017 ha aumentado un 5,7% respecto a 2016.

En los últimos nueve años (2008-2016) ha tenido lugar, según esta empresa de recusos humanos, cierta "generalización" de este fenómeno en prácticamente todas las empresas. En este periodo se ha reducido el número de empresas que declaran no tener presentistas en su plantilla y ha aumentado el número de aquellas que dicen tener "algunos" o "muchos" empleados presentistas. Según esta encuesta, el 46% de las empresas asegura tener "pocos" trabajadores presentistas, mientras que el 40% dice tener "algunos"; el 11% declara que la mayoría de sus trabajadores son presentistas, y el 2% dice que lo son todos. Sólo el 1% de las empresas afirma no tener ningún trabajador presentista.

Perder el tiempo en Internet y en las redes sociales

Las principales causas de presentismo en las empresas españolas son el uso de Internet, email y redes sociales para asuntos personales, citado por el 94% de las empresas; cafés, almuerzos y desayunos excesivamente largos (89%); incumplimiento del horario laboral (87%); tabaquismo (84%) y ausencias breves y repetitivas (81%).

Preguntadas las empresas por los métodos de control del presentismo que llevan a cabo, una de cada cinco no aplica ninguno, lo que "refleja la poca importancia que, en la práctica, se le está dando a este fenómeno", según Adecco. Entre las que sí lo hacen, el 77% asegura aplicar métodos de control de los horarios de entrada y de salida. En menor medida, las corporaciones optan por restricciones del uso de Internet (23%), y del correo electrónico (18%).

Esta empresa de RR HH resalta que una mayor flexibilidad horaria puede contribuir a reducir considerablemente el ratio de presentismo laboral. No obstante, según la encuesta, sólo el 41% de las empresas aplica medidas de esta naturaleza, destinadas a más de una cuarta parte de sus plantillas. "En cierto modo, la organización del tiempo de trabajo y la falta de flexibilidad en las empresas españolas están fomentando el presentismo en nuestro país", subraya el grupo de recursos humanos.

El 2% de las empresas asegura que todos sus trabajadores son presentistasDentro de las empresas que ofrecen flexibilidad horaria, el 73% afirma que más de la mitad de sus empleados compensan el tiempo perdido. Incluso cuando las empresas no ofrecen facilidades de este tipo, los trabajadores actúan con responsabilidad al recuperar o compensar, por iniciativa propia, las ausencias por presentismo en el 66% de los casos.

De acuerdo con los resultados de esta encuesta, no existen apenas diferencias entre el presentismo de los trabajadores mayores de 45 años y el resto de la plantilla. Así, menos del 15% de las empresas lo reconoce como superior a la media y cerca del 20% dice que es menor a la media, aunque es mayoritaria la opinión de que no hay diferencias con respecto al resto de empleados.

Pese a los avances sociales logrados en los últimos años, se aprecian diferencias en el presentismo de mujeres y hombres por el peso que asumen las primeras en el cuidado de hijos o personas dependientes. Así, a las causas de presentismo anteriormente citadas, hay que añadir en el caso de las mujeres el cuidado de hijos menores de dos años o de personas dependientes.