Radar semáforo Avenida de América
El radar de semáforo de la Avenida de América. JORGE PARÍS

Los nuevos semáforos foto-rojo de la capital están bajo sospecha. Según un artículo de El Mundo, una sentencia judicial ha anulado una multa impuesta a un conductor en enero de este año por la falta de garantías jurídicas y de fiabilidad que tiene el sistema utilizado por el Ayuntamiento de Madrid para multar.

En concreto el juez dice que una imagen captada por estos dispositivos no son un medio de prueba válido para sancionar ya que están exentos de control metrológico, conforme a las garantías del procedimiento sancionador (Artículo 70.2 de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial).

La sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 23 de Madrid ha anulado la multa de 200 euros y la pérdida de cuatro puntos impuesta el pasado enero a un conductor que supuestamente rebasó el semáforo en rojo en el cruce de calle Cea Bermúdez con Vallehermoso.

Este semáforo forma parte de los últimos 15 instalados por el Ayuntamiento de la capital el año pasado y que desde su puesta en funcionamiento, en febrero de 2016, ha formulado más de 4.000 denuncias, según datos de la Asociación de Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

En total, el sistema de multas semáforo 'rojo-foto' implantado por el Ayuntamiento de Madrid ha supuesto, de momento, 28.282 denuncias, con una recaudación de 5.656.400 euros.

Este sistema consiste en la instalación de cámaras en determinados semáforos con la finalidad de comprobar el cumplimiento de la normativa de detención de los vehículos en las intersecciones que dispongan de semáforo.

Las cámaras se instalan en un soporte a aproximadamente 25 metros de la línea de detención, que permite encuadrar completamente el paso de peatones y al mismo tiempo el semáforo de conductores.

Según se recoge en la sentencia de la anulación de la multa, "en el presente supuesto la denuncia no viene acompañada de documento alguno que demuestre la fiabilidad del instrumento de captación y que permita enlazar con la presunción de veracidad del agente denunciante".

"En este estado de cosas, lo que el agente presume que ha pasado", agrega la sentencia, "es sólo un mero indicio y su actuación está desprovista de la presunción de veracidad en relación directa con la conexión entre la infracción y lo captado. Ni lo ve ni puede entenderse que haya sido captado por un instrumento que no admita manipulación o que pase controles que aseguren el regular funcionamiento del instrumento en cuestión".

Consulta aquí más noticias de Madrid.