Jardines en los techos de los edificios, una forma de luchar contra el cambio climático

  • Bastaría con entre el 11 y el 40% de los edificios de Sevilla para paliar la subida de temperaturas por el cambio climático.
  • La medida mejoraría el aislamiento de los edificios, las condiciones ambientales y supondría un ahorro de energía.
Dos mujeres riegan e inspeccionan la frondosa plantación de verduras del Hortet del Forat, en el céntrico barrio de la Ribera de Barcelona.
Dos mujeres riegan e inspeccionan la frondosa plantación de verduras del Hortet del Forat, en el céntrico barrio de la Ribera de Barcelona.
HUGO FERNÁNDEZ

La instalación de jardines y zonas de cultivo en las azoteas de los edificios sigue ganando adeptos. Hace unos días Mercadona llamaba la atención de todos porque ponía en marcha dos proyectos en sendas tiendas de Madrid, ubicadas en el barrio de Chamberí. Sus azoteas se convierten en jardines.

La implantación de las llamadas "azoteas ecológicas" puede ayudar a controlar la emisión de CO2. Los terrados de los inmuebles albergarían plantas que, al llevar a cabo la fotosíntesis, trasformarían el CO2 en oxígeno. Efectivamente, un estudio de investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica de la Universidad de Sevilla (US), señala que la vegetación en los techos de los edificios puede ser una forma de luchar contra el cambio climático.

El trabajo, publicado en la revista Building and Environment, concluye que solo serían precisas entre 207 y 740 hectáreas de techos verdes para paliar los efectos del cambio climático en relación a la subida de temperaturas máximas que, en Sevilla, se estima entre 1,5 y 6ºC a finales de siglo.

Ello, según los datos del estudio, supondría entre el 11 y el 40% de los edificios de la capital hispalense. La medida, además de ser sostenible para luchar contra el calentamiento global y contra las sofocantes temperaturas locales, aportaría un mejor aislamiento de los edificios, lo que supone, por un lado, un ahorro de energía para los propietarios de las viviendas y, por otro, la mejora en las condiciones ambientales, contribuyendo a reducir la contaminación y amortiguando las temperaturas.

"Para luchar contra el cambio climático es sin duda necesaria una estrategia a nivel global; no obstante, se pueden establecer medidas locales que contribuyan a esa estrategia global y que ayuden a reducir los efectos puntuales que se produzcan en tu propia ciudad", afirma el investigador de la US y autor del estudio, Luis Pérez Urrestarazu.

Llenar de vegetación las calles es una iniciativa que contribuye a hacer más naturales las ciudades, aportando aire fresco a una sociedad dominada por el cemento. Asimismo, estéticamente se rompen las reglas tradicionales de lo urbano y se crea una nueva tendencia hacia ciudades más verdes.

Para llevar a cabo este estudio, el grupo de investigación 'Naturación Urbana e Ingeniería de Biosistemas' ha usado imágenes de los satélites Landsat 7 ETM+ y Sentinel-2 y ha obtenido el índice de vegetación de diferencia normalizada (NDVI) y la temperatura de la superficie del suelo.

Además de la apuesta, por los techos verdes, desde hace años la universidad hispalense desarrolla distintos proyectos relacionados con la naturación urbana no convencional a través de propuestas como la jardinería vertical y la acuaponía (producción conjunta de vegetales y peces).

Fundación Biodiversidad
Mostrar comentarios

Códigos Descuento