Talleres de maquillaje y cuidado facial
Un grupo de mujeres que padece o ha superado un cáncer, durante un taller de belleza impartido por expertos de Clarins. CLARINS

"Lo importante es que estoy viva". Quizás sea una de las frases que más escuchamos en boca de una mujer que sobrevive a un cáncer. Sin embargo, los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos son muchos y afectan al cuerpo por dentro y por fuera. Bien es cierto que cuando uno se debate entre la vida o la muerte, preocuparse por la belleza no es prioritario, aunque está demostrado que un ánimo positivo ayuda a una pronta recuperación de las pacientes.

La dermis presenta descamación y asperezas por lo que es imprescindible mantener unos niveles de hidratación óptimos Por este motivo, es esencial la estética oncológica para quienes sufren cáncer o están en tratamiento. Marcas de cosmética como Clarins apoyan a la mujer en su lucha con talleres gratuitos en los que sus expertos dan consejos enfocados hacia el cuidado de la piel y el maquillaje.

En este proceso, la dermis presenta descamación y asperezas por lo que es imprescindible mantener unos niveles de hidratación óptimos. Además, "es muy importante aplicar un factor de protección solar adecuado" para proteger de las agresiones externas.

En cuanto a la pérdida de las cejas, desde Clarins explican que con un lápiz del tono adecuado se pueden dibujar para que "permanezcan intactas 24 horas".

Las pestañas también sufren alteraciones y, si no se quiere recurir a una prótesis, con maquillaje se pueden crear efectos. "Si realizamos un trazo fino en la línea de las pestañas y difuminamos hacia arriba, creamos un halo oscuro que se asemeja a la sombra de las pestañas", comenta un makeup artist de Clarins.

Devolverle el aspecto original al pecho

Mastectomía es otro de los términos que, por desgracia, suele ir de la mano con un cáncer de pecho. 16.000 mujeres se somenten a ella cada año y muchas optan por una reconstrucción mamaria en una búsqueda por recuperar la normalidad y la confianza.

Para devolverle el aspecto original al pecho y minimizar las cicatrices de la operación, una alternativa es reparar la areola y el pezón con micropigmentación efecto 3D.

"Esta técnica consiste en la aplicación de pigmentos minerales que recrean la areola en forma, color, tamaño y localización con acabados naturales que imitan las rugosidad y diferencias en los poros de piel", comenta Alicia Alfonso, especialista y pionera en Dermopigmentación y Micropigmentación postquirúrgica y oncológica.