Esta incautación fue posible tras la intervención policial realizada a instancias de la solicitud de colaboración del Servicio de Inspección Pesquera del Gobierno de Canarias, dando como resultado la identificación de cuatro individuos, que practicaban la pesca submarina en una zona prohibida, sin la licencia correspondiente y sin la boya reglamentaria.

Asimismo, y según ha informado el Gobierno de Canarias en nota de prensa, la cantidad incautada superaba, además, la cantidad máxima diaria permitida.

Finalmente, la Policía Canaria ha recordado que estas infracciones, recogidas en los artículos 69 y 70, de la Ley 17/2003, de 10 de abril, de Pesca de Canarias, pueden ser sancionadas con multas que van de los 60 hasta los 300.000 euros dependiendo del nivel de gravedad.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.