Nuevo golpe al ladrillo en Galicia. Si la pasada semana se destapaba un caso de corrupción urbanística en Totana, Murcia, en el que estaban implicados dos vigueses, ayer la noticia se iba hasta Mugardos.

Agentes de la Unidad de Delitos Urbanísticos adscritos a la Policía Judicial de la Guardia Civil de A Coruña procedieron a la detención de cuatro personas relacionadas con una supuesta trama urbanística que afecta al concello coruñés de Mugardos, gobernado por el BNG.

Los imputados son tres personas que están relacionadas desde hace años con el departamento técnico-urbanístico del citado concello. El cuarto detenido es un policía local de la localidad.

La operación Virgin se comenzó a gestar en el mes de mayo de este mismo año y se encuentra sujeta al secreto de las diligencias.

Además de la detención de las personas aludidas, como imputadas en supuestos delitos de tráfico de influencias y negociaciones prohibidas a funcionarios, el instituto armado tomará declaración a otras tres personas, dos promotores y una arquitecta, por hechos similares.

Paralelas a estas actuaciones policiales, se han llevado a cabo durante la mañana de ayer diversos registros en estudios de arquitectura, una inmobiliaria y un domicilio particular.

Los mandamientos de entrada en los lugares citados han sido expedidos para las localidades de Fene, Mugardos y Ferrol. En los registros, los agentes han logrado reunir documentos que serán cotejados y analizados por los responsables de la investigación, al objeto de esclarecer los supuestos delictivos imputados.

Fianza de 150.000 euros

La jueza del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Totana, María Asunción Navarro, decretó ayer prisión provisional sin fianza para el alcalde de Totana, José Martínez Andreo, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Murcia. Para el empresario gallego Manuel Núñez Arias se decretó prisión provisional eludible bajo fianza de 150.000 euros, y en caso de presentarla, como ya hizo, obligación de comparecer ante el juzgado y retirada del pasaporte. Por su parte, el otro detenido en Vigo, Pablo José M.G., quedó en libertad provisional bajo fianza de 12.000 euros.