Harvey Weinstein
El productor estadounidense de cine Harvey Weinstein. PAUL BUCK / EFE

El productor estadounidense de Hollywood Harvey Weinstein, envuelto en un escándalo de agresiones sexuales a actrices y modelos, renunció este martes a su asiento en el consejo de administración de su empresa, The Weinstein Company.

Weinstein fue despedido el 8 de octubre como copresidente del consejo de administración del estudio de cine que fundó junto a su hermano Bob, pero hasta ahora continuaba teniendo un puesto como director, informa la revista Variety.

El consejo se reunió este martes en Nueva York para ratificar el despido de Weinstein, que todavía posee un 23% de la compañía, y abordar una posible venta de la misma, según el medio especializado The Hollywood Reporter.

The Weinstein Company se enfrenta ahora a una posible batalla en los tribunales con su expresidente, quien alega que su despido no se ajustó a la legalidad, y a tensiones entre los directores del consejo restantes y Bob Weinstein en torno a la posible venta del estudio.

Décadas de acosos

A principios de octubre, sendos reportajes de The New York Times y The New Yorker abrieron la veda sobre el cofundador de Miramax y The Weinstein Company, cuyo historial de abusos sexuales se extendería durante décadas.

Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Mira Sorvino, Ashley Judd, Léa Seydoux y Asia Argento son algunas de las mujeres que han denunciado públicamente al productor por sus comportamientos inapropiados o agresiones sexuales.

La polémica ha sacudido a Hollywood, donde en los últimos días decenas de celebridades se han pronunciado sobre sus experiencias, y también al estudio de cine y televisión, que intenta capear el temporal y distanciarse del poderoso productor.

Este lunes, uno de los miembros del consejo de administración, Tarak Ben Ammar, dijo que el estudio había alcanzado un acuerdo preliminar con la firma Colony Capital y estaba negociando su venta para recibir efectivo con rapidez.

No obstante, el viernes pasado Bob Weinstein había desmentido esa posibilidad, al afirmar en un comunicado: "Nuestros bancos, socios y accionistas están apoyando completamente nuestra compañía y es falso que la compañía o la junta estén explorando una venta o un cierre".