En el caso de una pareja de mellizos de distinto sexo, la mitad masculina tiene la misma posibilidad que su hermana de desarrollar anorexia más adelante durante el curso de su vida, según una investigación publicada en la revista Archives of General Psychiatry en la que se concluye que la causa de la anorexia nerviosa podría ser una hormona sexual femenina.

Hasta ahora, la mayoría de expertos coincidía en que detrás de la anorexia -una enfermedad que afecta a diez mujeres por cada varón- existen factores psicológicos como la falta de autoestima y el exagerado fomento de la delgadez en nuestra sociedad.

El estudio publicado en la revista de psiquiatría se realizó con 4.478 parejas de mellizos de distinto sexo nacidas entre 1935 y 1958 en Suecia.

En las parejas estudiadas, a un número muy similar de individuos de ambos géneros les fue diagnosticado en algún momento de su vida anorexia nerviosa.

El estudio reveló que la probabilidad de que los dos miembros de una pareja de mellizos de distinto sexo desarrollaran anorexia era casi la misma que la media calculada para las mujeres en el global de la población.

Por el contrario, en los casos de parejas de mellizos masculinos, las posibilidades de que los varones sufrieran anorexia era prácticamente la misma que la media calculada para el total de la población masculina.

Una sustancia seguramente hormonal 

"Una explicación plausible para este fenómeno es que en los embarazos en los que gesta una feto femenino se produce una sustancia, seguramente hormonal, que incrementa la posibilidad de sufrir anorexia nerviosa en la edad adulta", escribieron los autores Marco Procopio de la Universidad de Sussex, en Brighton, Inglaterra, y Paul Marriott, de la Universidad de Waterloo, en Ontario, Canadá.

"Dado que la mitad masculina en una pareja de mellizos de distinto sexo podría también verse expuesta a esta sustancia, eso podría explicar el elevado riesgo de sufrir anorexia en los varones con una hermana melliza. Lo más probable es que se trate de una hormona esteroide sexual", concluyen ambos científicos.