A sus 98 años, Kokin es la geisha más anciana de Japón y está muy orgullosa de seguir en activo, preservando así la tradición musical y el arte del baile propios de las geishas.

Su gracia y su energía es lo que cautiva a sus clientes

Su gracia, su talento y su energía, intacta a su avanzada edad, es su principal arma para cautivar a sus clientes.

Ella confía en que la elegancia y dedicación de las geishas todavía pueden combatir la era moderna del karaoke y los videojuegos.

Las geishas

Su origen, según Wikipedia, se centró en ser las profesionales del entretenimiento. Eran mujeres que utilizaban sus habilidades en distintas artes japonesas, música, baile y narración. Sin embargo, nunca recurrirían al sexo, que eran la labor de cortesanas profesionales.

Se basan en la seriedad japonesa que se fundamento en el respeto a la cultura japonesa y sus tradiciones.

Acutalmente, las geishas modernas aún viven en tradicionales casas de geisha llamadas okiya en áreas denominadas hanamachi.