Estación de autobuses.
Viajeros hacen cola para coger un taxi en la puerta de la estación de autobuses. FRANCISCO GONZÁLEZ

La actual estación de autobuses y el parque de bomberos del Ensanche se derruirán para transformarse, en 2009, en una gran plaza con amplias zonas verdes y un parking subterráneo.

En «dos o tres meses», según señaló ayer Pablo Suárez, delegado de Tráfico y Transportes, el Ayuntamiento de Alicante comenzará a derribar los cuatro edificios con viviendas municipales adosados a los andenes de la estación (calles Pintor Lorenzo Casanova, Pintor Aparicio e Italia) y realojará a los vecinos afectados a otros pisos en alquiler del Patronato de la Vivienda.

«Y dentro de seis meses» darán inicio las obras de la nueva terminal de autobuses en la zona del puerto junto a la nueva Casa del Mar. «Cuando esté en marcha la nueva estación, a finales de 2008, se demolerá la actual y el parque de bomberos, que irá a la avenida Locutor Vicente Hipólito. Será entonces cuando se haga el parque y el parking», dijo Suárez, quien no precisó más detalles.

Con respecto a la nueva terminal de autobuses, cuyo proyecto ya está terminado y listo para que empiecen los trabajos, Suárez señaló que «será muy parecida a la de Benidorm, con tiendas y comercios en el primer piso». Tendrá concesión para ocho años, hasta que llegue la estación intermodal en Renfe.

 

Comercios y amplio bulevar


Junto a los establecimientos comerciales que se instalen en la nueva estación de buses del puerto, ésta se prevé que tenga un bulevar de 500 metros y parking para vehículos. Permitirá así el desahogo de la actual del Ensanche, por cuyas calles circulan al día unos 200 buses.

Según anunció el alcalde Alperi, «facilitará el trabajo a las concesionarias de los servicios de autobuses, ahorrarán en tiempo y combustible».