Pilona de la calle Torres Cabrera
Mas de 300 coches diarios se quedarán sin acceso a la Plaza de Capuchinos. O.B.

El Ayuntamiento continúa apostando por la colocación de pilonas para preservar los enclaves históricos de la ciudad de la contaminación que emiten los vehículos que circulan cerca de ellos. En esta ocasión le ha tocado el turno al Cristo de los Faroles, ubicado en la plaza de Capuchinos.

Desde las cinco de la tarde de ayer, el acceso de la calle Torres Cabrera que va a desembocar en la histórica plaza ha quedado cortado al tráfico mediante una pilona eléctrica. Esta medida contribuirá a preservar la plaza de los más de 300 vehículos que diariamente circulaban por ella, según ha informado el delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento, José Joaquín Cuadra.

En la ciudad existen cuatro pilonas más ubicadas en Puerta Sevilla, San Pablo, Cárcamo y la Mezquita

El Consistorio ha hecho entrega de unos mandos a distancia que podrán ser utilizados para subir y bajar la pilona de forma automática. Estos mandos se han entregado a los responsables de las tres cofradías que existen en la plaza, además de a los párrocos de las dos iglesias que allí se ubican.

También tendrá acceso a ella el único vecino que reside en la zona y los cuerpos de seguridad y emergencias. Los coches de caballos podrán entrar al histórico monumento, para ello se han repartido cerca de 30 mandos a la Asociación que los reúne.

El nuevo bolardo es el quinto que coloca el Ayuntamiento en la ciudad, ha supuesto un inversión de 6.500 euros y ha contado con los votos a favor de los vecinos de la zona, de los grupos políticos y de la Cátedra UNESCO sobre patrimonio.

Además de la pilona de Torres Cabrera, existen cuatro más.

Actualmente en la ciudad hay cuatro pilonas más que restringen el tráfico. Son las de la calle Cárcamo, la de San Pablo, la de Puerta de Sevilla y la ubicada en Amador de los Ríos (que corta el acceso al casco histórico y a la Mezquita Catedral). La pilona de Puerta Sevilla se activa mediante un sistema electrónico de lectura de tarjetas que el Ayuntamiento ya facilitó en su día a los usuarios. La de San Pablo se activa mediante un sistema de lectura de matrículas. En esta ocasión, la pilona de Torres Cabrera lo hará con un mando a distancia.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE CÓRDOBA