Patatas fritas
Una ración de patatas fritas (Archivo)

Las mujeres que comen patatas ya sea de bolsas o fritas son el doble de propensas de tener cáncer de útero y de ovarios, según informa la BBC (inglés).

Si se quieren conservar los alimentos durante un tiempo es difícil eliminar la acrilamida

Una investigación alemana estudió los hábitos alimentarios de 120.000 personas, 62.000 de las cuales eran mujeres, y descubrieron que aquellas que comieron más acrilamida (un tipo de compuesto orgánico que se forma al freir los alimentos a más de 120 ºC) eran más propensas a sufrir cáncer uterino.

Un estudio de la Universidad de Maastrich publicó una investigación en el que encontró la relación entre las acrilamidas en la dieta y el riesgo de cáncer.

Sin embargo, según explican los expertos, "es muy difícil eliminar este tipo de compuesto orgánico de nuesta dieta"." Si se quieren mantener en condiciones los alimentos durante un tiempo, es necesario añadir colorantes y conservantes".

En el estudio, de once años de duración, se descubrió que 327 de ellas desarrollaron un cáncer de útero, mientras que 300 desarrollaron un cáncer de ovarios. Esto ocurrió en aquellas que comieron 40 microgramos de acrilamida al día (Ej.: una bolsa mediana de patatas fritas).

Varios expertos del Reino Unido aseguraron que también pueden influir otros aspectos en este hecho, por lo que las mujeres no tienen que preocuparse a priori hasta que no se averigüen todos los datos.

A pesar de estas investigaciones, los científicos aseguran que este estudio hay que reforzarlo con otros estudios en un futuro próximo.