Más de 340 jóvenes han abucheado hoy a la presidente de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, cuando ésta les ha hecho entrega de las llaves de sus nuevas casas en Navalcarnero. El motivo de la protesta ha sido que las viviendas carecían de trastero, como era lo acordado.

Aguirre se ha comprometido a poner trasteros, aunque sin fecha

Ante el malestar de los asistentes, la presidenta regional se ha comprometido a hacer un modificado para que los pisos puedan tener sus trasteros, tras lo cual el público la ha vitoreado. Aguirre no ha puesto una fecha para esta reforma.

Según Aguirre el problema ha venido porque, en un principio, todas las viviendas iban a ser en régimen de alquiler y éstas no llevan trasteros, pero que después de tener hecho el proyecto se decidió que la mitad fueran para el Plan de Vivienda Joven.

Las 192 viviendas entregadas hoy cuentan con plaza de garaje y tienen entre uno y cinco dormitorios. Además, un total de ocho viviendas están adaptadas para personas con movilidad reducida.

Derecho a compra

Las viviendas protegidas en régimen de alquiler, cuyos inquilinos pagarán una renta media de 290 euros al mes, cuentan con plaza de garaje y están destinadas a personas con ingresos de hasta 3,5 veces el IREM -aproximadamente, 28.000 euros anuales- y empadronados durante al menos dos años en Navalcarnero.

Por su parte, los inquilinos de las viviendas del Plan Joven en Navalcarnero pagarán un renta media de 390 euros al mes por un piso con plaza de garaje, durante un período de siete años.

Una vez transcurridos los siete años, los jóvenes podrán ejercer el derecho a compra por un precio final medio de 105.000 euros, una vez descontado el 50% de las rentas satisfechas y el cheque-vivienda joven del 10% del valor del piso. Este precio supone un ahorro del 75% respecto al precio de una vivienda de similares características en el mercado libre.