La Consejería de Agricultura y Agua ha publicado en el Boletín Oficial de la Región (BOR) una Orden por la que la flota pesquera autonómica, de la modalidad de cerco, no faenará hasta el próximo 31 de enero.

Dicha flota, compuesta por 33 unidades dedicadas a la pesca de sardina, boquerón, jurel, y caballa, entre otros, cesará su actividad para favorecer con esta medida el reclutamiento de alevines, que podrán ser reproductores la próxima primavera, ayudando así en el mantenimiento de las poblaciones de estas especies.

Esta "parada biológica" se inscribe en el marco del 'Plan de Gestión Integral de la Pesca en el Mediterráneo', y tendrá un coste aproximado de 300.000 euros, que serán financiados la Consejería, mediante la indemnización a cada armador en concepto de pérdida de renta.