Pingüino adelaida
Imagen de un grupo de pingüinos adelaida, que habita en el continente antártico. YOUTUBE

Australia ha confirmado el compromiso junto a la Unión Europea, para crear un área marina protegida en la Antártida Oriental con el fin de mitigar los efectos de la pesca y el cambio climático.

La propuesta se debatirá entre el 16 y el 27 de este mes en la 36 reunión anual de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR, en inglés) que reúne a 24 países y la Unión Europea (UE).

"Junto a la Unión Europea hemos revisado más la propuesta para aclarar en dónde se pueden realizar las diferentes actividades pesqueras y simplificar los objetivos para que los resultados de la conservación sean más claros", dijo Gilliam Slocum, comisionada australiana ante la CCAMLR, en un comunicado.

Las actividades  serán permitidas  mientras que no tengan un impacto adverso en la conservaciónAsimismo el plan contempla el uso múltiple de las áreas marinas de protección, es decir "las actividades, incluyendo la pesca, serán permitidas dentro de las AMP mientras que éstas no tengan un impacto adverso en la conservación o los objetivos científicos", según el portal de la División Australiana Antártica (AAD).

La Coalición de la Antártida y del Océano Austral (ASOC), integrada por organizaciones como Greenpeace y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), consideran que la propuesta debe prohibir todo tipo de pesca, incluyendo la científica.

A petición de WWF

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) llamó el pasado viernes a crear una gran reserva marina protegida en la Antártida, al considerar que ayudará a mitigar los efectos del cambio climático y conservar la vida en ese continente.

Uno de los principales motivos de esta petición fue la muerte en masa de crías de una colonia de pingüinos adelaida a principios de 2017 en el que solo dos polluelos sobrevivieron a la última temporada de reproducción y cría en esta colonia, que cuentan con unos 36.000 ejemplares de pingüinos adelaida (Pygoscelis adeliae).

En el documento, que analiza la situación del continente blanco y su océano, WWF señala la necesidad de hacer progresos para conservar la biodiversidad de la Antártida, sobre todo en la lucha contra el cambio climático y la creación de áreas marinas protegidas.

WWF y Greenpeace consideran que la propuesta debe prohibir todo tipo de pesca

WWF también alertó de la aparición de una grieta de 130 kilómetros de largo en la plataforma de hielo Larsen C, la cuarta más grande de la Antártida con unos 50.000 kilómetros cuadrados, y el retroceso de 596 de los 674 glaciares en la costa occidental de la Península Antártica.

El año pasado la CCAMLR no aprobó la propuesta de Estados Unidos y Nueva Zelanda para proteger una zona de unos 1,5 millones de kilómetros cuadrados en el Mar de Ross, ni la de Australia, Francia y la UE a favor de la creación de una reserva de un millón de kilómetros cuadrados en las aguas orientales de la Antártida.

El océano Antártico alberga más de 10.000 especies únicas, entre ellas la mayoría de la comunidad mundial de pingüinos, ballenas, aves marinas, el calamar gigante y el bacalao austral, pescado que representa el objetivo principal de las compañías pesqueras que operan en la región.