María Dolores Sánchez, antigua concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Fortuna (PP) en 2003, encargada de formalizar los contratos del personal público en el municipio, ha confesado esta mañana ante un juez que el PP compró, para las elecciones municipales de 2003, votos por correo a cambio de puestos de trabajo.

La ex concejala ha declarado esta mañana a las 10.30 horas en el juzgado de instrucción número cuatro del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, imputada de un delito de prevaricación.

Trapicheos con el voto por correo 

Varios vecinos de Fortuna habían acusado  a María Dolores Sánchez de comprarles el voto, para el PP, a cambio de un puesto de trabajo público en el Ayuntamiento.

La acusada, que en su primera declaración desmintió los hechos, en esta ocasión ha vuelto a desmentirlos, pero ha acusado de los cargos que se le imputan al alcalde, Matías Carrillo; a su esposa Felicia Inmaculada; al concejal de Medio Ambiente, José Antonio Cascales, y a José Antonio López Espinosa, teniente alcalde de Hacienda y Patrimonio.

La ex concejala de Fortuna acusó además a la mujer del alcalde de invitarle a rellenar votos por correo en su casa: "Pero yo nunca fui", dijo la ex edil del PP.

El juez le pide 12 fines de semana de arresto, multa de 6 euros al día, durante seis meses, inhabilitación de cargo de público y de sufragio en 5 años. Además, el magistrado dijo que investigaría las acusaciones vertidas contra las cinco personas mencionadas por María Dolores Sánchez durante la comparecencia de esta mañana.