Colombia ha descartado la posibilidad de restablecer la mediación del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ante la mayor guerrilla izquierdista del país para lograr la liberación de 49 rehenes secuestrados, incluida la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt.

"El Gobierno no considera esa posibilidad. No nos pueden pedir ahora que retomemos una facilitación y una mediación que no dio resultados concretos y que además tuvo serias fallas conocidas por el país y por el mundo, que por supuesto nos llevó a tomar la decisión de suspenderla", dijo el alto comisionado para la paz, Luis Carlos Restrepo.

Respondía así a la senadora del opositor Partido Liberal, Piedad Córdoba, quien pidió restablecer su mediación y la de Chávez ante las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) después de que el Ejército de Colombia confiscara a la guerrilla pruebas de vida de 16 rehenes secuestrados.

La suspensión de la mediación de Chávez y de Córdoba por parte del Gobierno del presidente Álvaro Uribe desató la ira del mandatario venezolano, quien lo tachó de mentiroso y de ser un peón del imperio de Estados Unidos.

Y ahora, ¿qué?

Además de Betancourt, las FARC mantienen secuestrados a tres estadounidenses, un ex gobernador, cinco ex congresistas y varios efectivos de las Fuerzas Armadas que pretenden intercambiar con el Gobierno por unos 500 guerrilleros encarcelados.

Después de la suspensión de la facilitación de Chávez, Colombia inició gestiones con Francia para explorar mecanismos que permitan la liberación de los rehenes con mecanismos eficaces pero discretos.

Por suparte, los familiares de los rehenes han experimentado un cierto alivio, al conocer que sus familiares secuestrados continúan vivos, pero también un sufrimiento mayor al constatar que sus esperanzas de una próxima liberación se van alejando.