El agente herido al ser tiroteado el pasado sábado por miembros de ETA en Capbreton (Francia) continúa sin cambios en su situación clínica y sigue extremadamente grave, en coma profundo, y sin signos de actividad cerebral, según han informado fuentes del Hospital Côte Basque de Bayona.

No hay cambios en su estado

Fuentes de este centro sanitario, en cuya Unidad de Reanimación sigue ingresado el guardia civil Fernando Trapero, han indicado esta mañana únicamente que "no hay cambios" en su estado.

El director general de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida, ha llegado al hospital a las 10:15 horas para interesarse por la situación de este agente y entrevistarse con sus familiares y allegados.

Hacia las 9:00 horas del sábado

Fernando Trapero resultó herido tras ser tiroteado por varios etarras en un centro comercial de Capbreton (a 60 kilómetros de Bayona) cuando participaba junto a su compañero, Raúl Centeno (fallecido en el ataque), en un dispositivo de vigilancia junto con agentes de los servicios de información franceses.

Los tres miembros del comando de ETA responsables del atentado se separaron durante su huida y circularon en dos coches distintos.