La Semana Santa vuelve a teñirse de polémica por la decisión de la Hermandad de Los Dolores de no permitir que las mujeres carguen con el paso, en contra de lo que ha venido ocurriendo en los últimos años. La mayoría de cofrades que optaron el domingo por rechazar la presencia femenina bajo las trabajaderas (53) frente a los que sí apoyaron las cuadrillas mixtas (28) puede que no sea suficiente si así lo determina el Obispado.

La Diócesis de Córdoba es la que tiene la última palabra a la hora de aceptar o no la inclusión de mujeres en las cuadrillas. Serán el vicario general del Obispado, Mario Iceta, y el delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Pedro Soldado, los encargados de dar a conocer hoy la norma final que regirá en estas situaciones.

Hasta el momento ha reinado en el seno del mundo cofrade cierta confusión por las lagunas reglamentarias que hay respecto a este tema.

La cofradía entiende que la fuerza física de las mujeres es menor y que en los pasos se produce "roces"

Se repite así la polémica que surgió en marzo del pasado año cuando Los Dolores también cerró el paso a dos costaleras, María Jesús Castón y Elisa Márquez, pero en ese caso el Obispado intercedió para que de un modo excepcional se aceptara la presencia femenina en los pasos.

Desde la Junta de Gobierno de la cofradía se ha justificado esta decisión en la menor fuerza física de las féminas a la hora de cargar con la imagen y los «roces» que pueden producirse entre los costaleros.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE CÓRDOBA