Adolfo Mínguez tiene el primer premio Luis Iriarte de la Sociedad Andaluza de Neurología. El galardón reconoce un trabajo realizado junto con otros departamentos del hospital Virgen de las Nieves que sugiere que el párkinson comienza con una alteración de las neuronas del sistema digestivo, del corazón... (vísceras).

¿Cómo llegaron a esta conclusión?

Vimos que hay casos en que estas neuronas sufren alteraciones sin que se haya manifestado la enfermedad.

¿Dónde están este tipo de neuronas?

En el sistema digestivo, el corazón, los intestinos...

¿Cómo cambia este hallazgo la creencia actual?

Antes se pensaba que las vísceras resultaban afectadas en fases avanzadas de la enfermedad y ahora se ve que pueden estar dañadas desde antes de manifestarse los síntomas del párkinson.

¿Significa que se podrá curar esta enfermedad ?

Estamos en una fase muy inicial, pero en el futuro se podría ralentizar la aparición del párkinson. Pero cuidado: no es una fórmula para un diagnóstico temprano.

¿Se podrá determinar qué pacientes tienen riesgo de sufrir párkinson?

Sí, aunque eso no significa que lo vayan a padecer. No se debe alarmar.

¿Se trata de ganar tiempo?

Eso es lo bueno, se pueden ganar unos años para prevenir. Falta crear un fármaco que pueda actuar en esos años.