Más de 500 madres han donado ya en Aragón su cordón umbilical, que sirve para extraer células madre y tratar enfermedades como la leucemia. El programa, que se estrenó a mediados del año pasado, ha duplicado las expectativas de los responsables médicos, que esperaban recoger 150 muestras al año.

La respuesta de las madres aragonesas ha tenido «un alto rendimiento», según explica el coordinador de trasplantes de Aragón, el doctor José Ignacio Sánchez Miret.

Desde enero se han recogido en las maternidades del Servet y del Clínico, 345 cordones umbilicales, a los que hay que añadir otros 157 donados entre junio y diciembre de 2006.
El procedimiento es el siguiente. Los médicos informan a las futuras madres y realizan un seguimiento para comprobar si pueden ser donantes.

Si se confirma que no hay antecedentes de enfermedades cancerígenas o genéticas (entre otras) y el parto marcha sin ninguna complicación, la madre puede donar la sangre del cordón umbilical. Luego se envía a un laboratorio de Barcelona y se introduce en un registro mundial de donantes.

De forma similar a las donaciones de médula ósea, esta sangre sirve para tratar numerosas enfermedades de tipo cancerígeno.

El cordón umbilical contiene células madre que son capaces de regenerar y dar lugar a muchos tipos diferentes de células. «Se usan, por ejemplo, para recuperar las defensas de un paciente al que se está tratando de leucemia», explica Sánchez Miret.

Tratamiento habitual

Este tipo de tratamiento, con células madre obtenidas de cordones umbilicales, se usa en los hospitales aragoneses de forma habitual desde hace años. La puesta en marcha de este programa permitirá mejorarlo y  potenciarlo aún más con la recogida de cordones propios del entorno (con más posibilidades de compatibilidad).

Sin embargo, no todas las muestras que se donan son útiles. De los 345 cordones recogidos desde enero entrarán a formar parte del registro 235 (el 68%). En principio, los médicos esperaban que sólo el 40% pudiera utilizarse.

No todas las mujeres son aptas

En las donaciones de cordones umbilicales se busca, ante todo, la calidad y no la cantidad. Lo importante es conseguir pocas muestras, pero de mucha calidad, que después permitan conseguir un amplio rango de compatibilidades. De ahí que no se donen todos los cordones. Además, hay unos requisitos muy estrictos que hacen que no todas las madres sean aptas.