Muere un vecino de Coia al precipitarse al mar con el coche en Baiona
El mal estado del mar dificultó las tareas de rescate del vehículo y del cuerpo (SALVADOR SAS / EFE).
El rescate del vehículo y del cuerpo duró tres horas. El accidente ocurrió minutos antes de las nueve y media de la mañana en el kilómetro 19 de la carretera PO-552, en la localidad de Baredo,  en Baiona. J.N.A.M., de 39 años y vecino de Coia, perdió el control de su coche, un Opel Corsa, y se precipitó al mar por un acantilado de 25 metros de altura. El vehículo quedó volcado en el fondo.

Según fuentes de la Guardia Civil, el accidente pudo deberse a un exceso de velocidad, ya que el coche dejó una amplia señal de derrape en el margen derecho de la curva desde la que se precipitó al mar.

Además de agentes del instituto armado, al lugar del siniestro también acudieron efectivos de la Policía Local,  Bomberos, Protección Civil y Salvamento Marítimo, que envió un helicóptero.

La situación del coche y el temporal que estos días azota la costa gallega dificultaron considerablemente el rescate del coche y del cadáver (que permanecía en su interior). De hecho, fue necesario usar una grúa pluma.