Puigdemont
Carles Puigdemont, en una imagen de archivo. Andreu Dalmau / EFE

El president de Cataluña, Carles Puigdemont, ha asegurado en una entrevista en la CNN que está dispuesto a un diálogo "sin condiciones previas" con el Gobierno central y, también, a acudir a una mediación.

Así, entre otras cosas, ha propuesto que dos personas de cada Ejecutivo se pongan de acuerdo en designar a un mediador para que comiencen las conversaciones. Por otra parte, el diario El Nacional publica, citando fuentes del Govern, que este responderá en tiempo y forma al requerimiento del Gobierno, previo a una posible aplicación del artículo 155 de la Constitución.

"Estamos en un punto donde lo más importante es que no hay condición previa para sentarse y hablar, aceptar que tenemos que hablar, tenemos que hablar en las condiciones adecuadas", dijo Puigdemont en una entrevista con la televisión estadounidense.

El president opina que la "relación entre España y Cataluña no funciona" y, por ello, aboga por acercar posiciones. Sobre su comparecencia del martes, Puigdemont afirma que intentó enviar "un mensaje de tranquilidad y recordar a la gente que nos estamos enfrentando a un problema político que tenemos que resolver con la política y no con la policía".

En estos momentos, la Justicia española estudia si hay motivos jurídicos para procesar al líder catalán por haber incurrido en un posible delito de sedición, lo cual sería un "error", según el dirigente catalán. "Mi detención sería injustificada y un error. Este no es el momento de mandar a prisión a gente con la que se mantienen discrepancias políticas", consideró.

"Hay una mayoría de catalanes que quiere hacer de Cataluña un estado independiente. Y quieren hacerlo en acuerdo con el Estado español, pero ha de hacerse sin condiciones", opinó Puigdemont.