En el caso de Olleros de Alba, de la investigación realizada por el Equipo del Seprona de la Guardia Civil respecto del fuego, el cual afectó a unas seis hectáreas de matorral y pasto, se ha concluido que el mismo fue provocado por la aplicación directa de llama.

Las pesquisas se activaron meses después al encontrar nuevos testigos y tomarles manifestación para el esclarecimiento de los hechos, gracias a la colaboración ciudadana. Por este motivo, y una vez finalizadas todas las gestiones oportunas, se han instruido diligencias en calidad de investigado a un varón de 48 años como autor de un incendio intencionado.

UN APICULTOR

En cuanto al fuego en Villalfeide, en el mes de septiembre, las llamas fueron provocadas como consecuencia de una negligencia grave en el uso de un ahumador mientras se realizaban trabajos de apicultura al no contar el asentamiento apícola con las medidas de seguridad preventivas establecidas, ni los medios de extinción exigibles para este tipo de labores.

A consecuencia del fuego quedaron arrasadas alrededor de 6 hectáreas de pastos, siendo por ello investigado un varón de 43 años y con domicilio en León.

En su investigación, ha sido fundamental la colaboración ciudadana y la estrecha coordinación con personal responsable de la Sección de Incendios de la Junta de Castilla y León, agentes medioambientales, técnicos de extinción y demás personal que interviene en la extinción de los incendios, con el intercambio constante de información.

Durante la extinción de estos dos incendios, intervinieron medios de la Junta de Castilla y León, agentes medioambientales y efectivos de la Guardia Civil.

Las diligencias instruidas fueron remitidas a los Juzgados de Instrucción de sus respectivas demarcaciones Judiciales.

Consulta aquí más noticias de León.