incrementado sus precios, y en especial 'Vestido y calzado' , que creció un 2,1 por ciento en septiembre.

Al parecer, "los precios crecen de manera acorde con la recuperación de la economía riojana y los beneficios empresariales vuelven a estar en los mismos niveles que antes de la crisis". Por lo tanto, "la asignatura pendiente es recuperar los salarios y trasladar el crecimiento a las economías familiares para dotar al sistema del equilibrio necesario".

En este sentido, UGT considera que "la competitividad de La Rioja no puede basarse en salarios bajos y exige un mínimo salarial garantizado por convenio de 1.000 euros que permita cubrir necesidades básicas y aumentar la capacidad de compra, de modo que el círculo económico se reactive sin tensiones para los trabajadores".

Igualmente, se impone una necesaria subida del SMI y de las pensiones. Resulta ridículo que el Gobierno limite la subida de las pensiones al 0,25 por ciento si los precios ya han crecido un 1,7 por ciento en el último año. "Si no modifica estos criterios, estará abocando a los pensionistas a perder más poder adquisitivo y a cronificar la miseria que ya sufren muchos de ellos", ha recordado UGT.

En definitiva, el modelo de crecimiento basado en la rebaja de costes salariales "ha quedado agotado y resulta obligado trasladar la mejoría económica de La Rioja a los salarios, los únicos que aún no se han recuperado de la crisis y sin los que resulta imposible crecer equilibradamente".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.