El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, afirmó este miércoles que es "evidente" que "se está activando" el artículo 155 de la Constitución y que los socialistas acompañan al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "en su requerimiento para clarificar" la situación tras la declaración de este martes del president Carles Puigdemont. Es decir: el PSOE da por iniciado el proceso del 155 y apoya al Gobierno en ese paso. En paralelo, Rajoy y Sánchez han pactado abrir el debate para la reforma constitucional.

El socialista insistió: "Ha llegado la hora de que abordemos la reforma constitucional". Y explicó que el PSOE ha llegado a un "acuerdo" con Mariano Rajoy por el que la comisión de evaluación del modelo territorial activada en el Congreso a propuesta de los socialistas dure "seis meses" y se ponga en marcha "cuanto antes". Para que, "una vez evaluada la situación –prosiguió Sánchez–, abramos el debate de la reforma constitucional en el Congreso". Ese debate sobre la reforma de la Carta Magna, precisó, se abordará en la comisión constitucional.

Sánchez, en su intervención, invitó a Carles Puigdemont a que acuda al Congreso de los Diputados a defender su visión: "Que venga a la comisión, al Congreso. Si necesita mediación, el Congreso es el perfecto mediador para este tipo de cuestiones, porque van a implicar reformas legislativas y de la Constitución". Además, recordó que el PSOE "viene trasladando desde hace años" la necesidad de "actualizar" la Constitución. Los socialistas incluyeron ya en la Declaración de Granada, que data de 2013, la propuesta de modificar la Carta Magna.

El pacto entre Rajoy y Sánchez, conocido este miércoles, se fraguó sin contar con Ciudadanos, confirmaron fuentes del partido naranja a 20minutos. Su líder, Albert Rivera, anunció desde del Congreso de los Diputados su adhesión con condiciones a las conversaciones sobre la Constitución: "Tiene que ser una reforma para todos los españoles, no para liquidar la soberanía nacional". Rivera exigió suprimir los aforamientos, la reforma del Senado o el cambio de la ley electoral.

El líder de la formación naranja advirtió de que el independentismo no se dejará convencer con una comisión de estudio del modelo de Estado, en referencia al foro puesto en marcha a propuesta de los socialistas. "Conozco Cataluña y esto no se va a arreglar negociando con lo que quede del PDeCAT. Son la ANC, la CUP y Puigdemont los que marcan el ritmo. Me gustaría que el PP y el PSOE tuvieran claro esto", concluyó, informa Ángel Calleja.

La vía del artículo 155

Sánchez abordó ambas cuestiones —la activación del 155 y la reforma constitucional— en la reunión que mantuvo en la noche de este martes con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que se extendió por espacio de más de una hora. Este miércoles, Rajoy anunció que el Consejo de Ministros acordó requerir al president Puigdemont a aclarar si ha declarado o no la independencia. Dicho requerimiento es un requitiso previo para, eventualmente, tramitar en el Senado el artículo 155 y adoptar medidas excepcionales al amparo ese precepto constitucional.

El socialista dijo que si Puigdemont responde que ha proclamado la independencia "el PSOE apoyará las medidas constitucionales que se pongan en marcha por parte del Gobierno", pero advirtió de que el PSOE tiene su propia "interpretación" de lo que significa el 155, que se la ha trasladado a Rajoy y que espera "que la tenga en cuenta". A preguntas de los periodistas, que se interesaron por cuál es esa interpretación del citado precepto de la Carta Magna que hacen los socialistas, su líder replicó: "Cada cosa a su tiempo".

Por parte del PSC, y minutos después de la declaración institucional de Mariano Rajoy, el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, publicó un mensaje en Twitter en el que afirmó: "Valoro mucho la prudencia y la mesura de la declaración de Mariano Rajoy. Espero que la respuesta a su requerimiento esté a la misma altura". Su número dos, Núria Marín, en la misma línea, escribió: "Medida y prudente declaración de Mariano Rajoy. Que aporta serenidad. Necesitamos una respuesta de Carles Puigdemont a la altura".

Sánchez, en su rueda de prensa en Ferraz, destacó que en los últimos meses la coordinación con los socialistas catalanes ha sido "absoluta" —de hecho, llamó a Iceta durante la reunión con Rajoy mantenida a última hora del martes— y subrayó que el PSOE "comparte con el Gobierno" la "necesidad" de que Puigdemont "aclare qué quiso decir exactamente" y que "la posición política del PSOE" es "estar con el Estado ante cualquier intento de quiebra unilateral" y que "la mejor manera de defender nuestra Constitución es también su reforma".

"Completa ilegalidad"

Ya en una primera comparecencia a última hora de este martes, el secretario de Organización, José Luis Ábalos, acusó al president Puigdemont, de haber "abusado" de las personas de "buena fe" que, como los socialistas, pedían diálogo, porque dicho diálogo debe hacerse siempre con "respeto a la ley". Ábalos agregó que la situación en Cataluña es de "completa ilegalidad", y subrayó el compromiso del PSOE con la ley y la Constitución.

Así, criticó la supuesta oferta de diálogo del número uno del Ejecutivo catalán porque, toda vez que no supone "una vuelta a la legalidad", no parece "franca ni sincera". Es "absurdo" que se debata si Puigdemont declaró o no la independencia porque, en todo caso, la declaración sería "nula de pleno derecho", dijo. La número dos del PSC, Núria Marín, alabó en cambio la "responsabilidad" del president por no declarar la independencia y pidió "diálogo".

A la Ejecutiva de este miércoles sólo acudió uno de los tres miembros del PSC que tienen asiento en ella, Carles Ruiz –responsable de industria–. No acudieron ni Paco Boya –secretario de Montaña– ni Núria Parlon –responsable de Cohesión y destacada figura de los socialistas catalanes–. Esta última, por "temas de su agenda como alcaldesa" de Santa Coloma de Gramanet, pese a que el PSOE había pedido a los miembros de la Ejecutiva que mantuvieran despejada su agenda.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, avanzó el lunes de que "una DUI no tiene cabida en ningún Estado social de derecho" y que los socialistas apoyarían "la respuesta del Estado ante cualquier intento de quiebra unilateral de la convivencia entre españoles", aunque no opinó sobre el eventual uso del artículo 155 de la Constitución. "Que pare las máquinas, que no declare uniateralmente la independencia, que vuelva a la legalidad", dijo a Puigdemont.