Pierde su piso en Patraix
Pierde su piso en Patraix PACO LLOPIS

«¡No hay derecho, no se puede jugar con el dinero y la buena fe de la gente trabajadora, quiero mi casa!». Es la rabia e impotencia de Teresa Bolaños, que creyó aprovechar una buena oferta para comprar un piso en el barrio de Patraix, en Valencia, hace dos años, en la feria inmobiliaria Urbe, y se ha llevado un chasco.

Dio una reserva de 300 euros, y en 2005 formalizó un derecho de adquisición preferente (abonó otros 6.200 a Ferrovial Inmobiliaria) para la futura compra de un piso de 2 habitaciones y unos 80 metros cuadrados en la calle Canónigo Tárrega. El precio era entonces de 233.000 euros, con garaje.

El precio era de 233.000 euros y no creo que ahora baje de los 300.000.

El 28 de septiembre, Teresa recibió una
carta de Hábitat (a la que Ferrovial transfirió la promoción) informándole de que le devolvía el dinero y se quedaba sin casa. El motivo, según Hábitat, es que el escrito de adquisición preferente firmado establecía como motivo para que una de las partes pudiera resolver el contrato que el 30 de junio de 2007 no se hubiera obtenido la licencia de obras (está aún en trámites).

 

La empresa dice que no es especulación pero, según Teresa, «están haciendo una lista con los afectados para volver a llamarles cuando los pisos (hay 83) vuelvan a salir a la venta, pero no creo que ahora bajen de 300.000 euros».