Se descubren hoy en el Casco Viejo. Allí donde confluyen los 707 años de Bilbao y rebosa historia por todos sus rincones. Y para que la riqueza cultural e histórica no se olvide, y sirva como información para los turistas, a partir de hoy se descubren 80 placas y seis grandes paneles repartidos por sus calles que describirán la cultura, el arte y la historia de la ciudad.

Las placas de bronce están colocadas en los edificios más representativos del casco bilbaíno. Narrarán, de forma breve, el porqué del nombre de las calles, harán referencia a los personajes o a acontecimientos históricos. Los paneles son peanas de bronce situadas en puntos estratégicos que recrean una lámina de papel con toda la información.