Un vigués de 39 años murió ayer en Baiona al precipitarse el coche que conducía al mar. Cayó por un acantilado de 25 metros. El rescate del vehículo y del cadáver se prolongó durante más de tres horas.