Al grito de "Protestar no es ilegal"
Una activista de Femen es reducida e identificada en Madrid tras protestar ante el ministro del Interior por la Ley de Seguridad Ciudadana. Horas después, otra activista de Femen protestaba contra la Ley Mordaza en la presentación de un libro en la que también participaba el ministro. CAPTURA / RUTLY

La Audiencia de Madrid juzga este martes a una activista de Femen que arrojó un ejemplar de la Constitución el 23 de abril de 2015 en un acto en la capital contra el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en protesta por la Ley de Seguridad Ciudadana.

La mujer se enfrenta a una petición de la Fiscalía de quince meses de prisión por delitos de atentado contra la autoridad y desórdenes públicos.

Además, la Fiscalía quiere que se le impongan multas por un total de 5.760 euros y que indemnice a dos policías a los que lesionó en 250 y 350 euros respectivamente.

El fiscal relata en su escrito de acusación que la acusada acudió sobre las ocho menos diez de la tarde de la fecha referida al salón de actos del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, en la madrileña calle de Almagro, donde se celebraba una conferencia sobre Santa Teresa de Jesús organizada por la Real Congregación de San Fermín de los Navarros.

"Actuando con desprecio del principio de autoridad y perturbando el normal desarrollo del acto público se levantó de su asiento y se quitó la ropa mostrando su torso desnudo, en el que llevaba escrito con tinta negra en la parte frontal sobre la piel 'violador de libertades' y en la espalda 'no a las mordazas'", relata el fiscal.

Añade que mientras gritaba en voz alta dirigiéndose al ministro del Interior "¿Sabe usted lo que es la Constitución?", emprendió una carrera a gran velocidad hacia él "lanzándole violentamente" un ejemplar de la Carta Magna en forma de libro que no llegó a impactar contra él gracias a la intervención de dos policías nacionales que reaccionaron con rapidez interceptando a la acusada.

El fiscal agrega que los agentes procedieron a reducirla y a desalojarla del lugar ante lo que la acusada opuso toda su fuerza física intentando zafarse, forcejeando con ellos y lanzándoles patadas y codazos, causando lesiones a ambos policías.

Por otra parte explica que el aforo del salón de actos era de 230 personas y se hallaba completo, integrando la mesa que presidía el ministro el arzobispo de Pamplona, la presidenta de la Comunidad Foral de Navarra, el viceprefecto de la Real Congregación de San Fermín de los Navarros y dos asistentes y el capellán de la misma.